Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Miguel Barranca

"Génova envió a El Bigotes y luego llegó Camps y nos echó a todos"

De los sobrecostes de Ciegsa: «¡Los institutos tienen unos 'hall' que ni los hoteles!», afirma el exdiputado popular

"Génova envió a El Bigotes y luego llegó Camps y nos echó a todos"

"Génova envió a El Bigotes y luego llegó Camps y nos echó a todos"

¿Por qué se ha ido del PP?

El partido al que me apunté, AP, hoy PP, no es el de ahora. Éramos muy pocas personas y trabajábamos. Nos costaba mucho dinero del bolsillo para llegar adonde estamos hoy. Los cargos de alta responsabilidad, con su chulería y prepotencia, no viven la realidad del pueblo, con lo que están pasando los agricultores, ancianos, dependientes, pymes... No quiero ser cómplice. No apoyaré a dirigentes que están malversando dinero, robándolo.

Se va «avergonzado» por la corrupción pero usted ha ocupado cargos. ¿No la vio entonces?

Mientras nosotros llevamos los actos de partido, de la plaza de toros... Y en mi etapa en Carreteras en la diputación, en los cuatro años de Manolo Tarancón no había pleno que no fueran 30 o 35 puntos, todos consensuados con la oposición.

¿Y los sobrecostes de Ciegsa?

Entré como director institucional, no tenía firma, pero veía lo que pasaba. Dije que ya estaba bien de sobrecostes del 50 %, era anormal. Me iba a inaugurar con el conseller Font de Mora [actual presidente de las Corts] y le decía 'Alejandro, ¡esto no son hoteles, son escuelas! ¡Aquí hay mármol, madera de lujo! ¡No hay hoteles que tengan los hall que tenemos en los institutos!' Y a Alejandro y a García Lliberós [exdirector de Ciegsa] les decía 'hay colegios que la estructura está bien, aprovechémosla'. No, no, colegio nuevo. Luego venían los sobrecostes. Eso sí, con García Lliberós nos juntábamos con los técnicos y la conselleria y decidíamos. Con Máximo [Caturla] eso se acabó. Era un 'yo me lo guiso, yo me lo como'. Yo le decía 'Máximo, el que da la cara con los alcaldes soy yo' 'Esto me lo como yo con patatas', decía. Hasta que un día le dije 'mira, yo aquí...' Entonces me dijo que si me iba del pico, iría a por mí. Al final sufrí un paro cardiaco.

¿Quién trajo la corrupción?

Yo no puedo saber quién ha traído esa corrupción. Posiblemente estuviera ya anclada con Zaplana, pero no salió nada. Luego entró Paco Camps... Yo, lo que no toleraré de un partido, es que mis dirigentes, el presidente de la Generalitat o cualquier conseller, diga que no sabía cómo se contrataba, que eso es problema de los técnicos. No señor. ¿Entonces usted qué hacía allí? ¿No se enteraba de nada como conseller o como presidente de la Generalitat? Pues váyase a casa, porque es un inútil. Y si se enteraba, es un cómplice.

¿Trabajó también en el montaje de los actos del PPCV? ¿Conoció a Álvaro Pérez, «El Bigotes»?

Conocí a «El Bigotes» montando la plaza de toros para un mitin porque nosotros podíamos montarlo todo menos la megafonía y el escenario. Por eso conocí a Javier Arenas y a Jesús Sepúlveda. Uno u otro venían para supervisar el tema dos o tres días antes del acto y estaban en el Astoria porque venía El Bigotes desde Madrid con un tráiler o dos para montar la megafonía. Pero todo lo demás, seguridad, autobuses, lo hacía la regional. El Bigotes venía de Génova y fue entrar Paco Camps, nos echa a todos a la calle y lo coge este hombre [Álvaro Pérez]. Nos apartan a los que montábamos los actos y no cobrábamos, del sueldo que teníamos, yo como diputado provincial, hacíamos esas horas.

¿El Bigotes engañó a Camps?

Cuando un tío de estos entraba como Pedro por su casa por los despachos de los consellers y todos firmes, o lo sabe el presidente o no se hace. Porque si no, un conseller le habría dicho al presidente 'oye, ¿a qué ha venido este individuo con este plan?' 'Pues mándalo a la mierda'. Pero esa orden no se dio.

¿Se va ahora que Fabra casi ha limpiado de imputados las Corts, con su línea roja?

No es suficiente. Se han ido cuando les ha convenido o ya tenían una salida profesional. Es un presidente superflojo. A Zaplana se le puede criticar por muchas cosas, pero mandaba y controlaba la Comunitat. A Camps ya empezó a írsele de las manos. Y a Fabra, Rus lo pone firme cuando quiere. Por no hablarle de Rita, que es mucha Rita. Es la única hoy que me merece un poco de respeto.

Lo veo votando a Podemos.

Jamás. En las próximas elecciones no votaré la lista autonómica del PP. Que se vayan todos a casa, que regeneren el partido en la oposición, que es donde deben estar, recapacitando sobre que la prepotencia no es manera de gobernar. Pedir perdón y convocar elecciones, que es lo que tiene que hacer Fabra. Ahí vería yo un líder, gane o pierda, entonces sí que le votaría.

Compartir el artículo

stats