Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

XXVI Premios Jaime I

Una bandeja con historia

La Casa de la Ciutat ocupaba el actual Jardín de los Naranjos del palacio de la Generalitat, que se construyó 100 años después

Bandeja de plata del siglo XVIII

Bandeja de plata del siglo XVIII José Aleixandre

Los Premios Rey Jaime I, dedicados a la promoción de la ciencia, la investigación y el emprendimiento, tras 26 años y 136 científicos, investigadores e innovadores empresarios galardonados ya son parte de la historia reciente de los valencianos. Pero, más histórica aún es la bandeja de plata que transporta en cada edición los seis pergaminos que reconocen el esfuerzo de los premiados por ser líderes en sus respectivos campos. Se trata de una pieza de orfebrería de finales del siglo XVII o principios del XVIII, proveniente del ajuar litúrgico de la capilla de la desaparecida Casa de la Ciutat o de los Jurats de Valencia, que se conserva en el Museo Histórico Municipal (MHM).

Dentro de dos días la Llotja dels Mercaders será el escenario de la entrega de premios de la XXVI edición de los Jaime I. Los seis galardonados „ Ángel Rubio (Investigación Básica), Enrique Sentana (Economía), Lina Badimón (Investigación Médica), Pedro Jordano (Medio Ambiente), Javier García (Nuevas Tecnologías) y José Vicente Tomás (Emprendedor) „ recibirán los premios de manos de la reina Sofía. Detrás de ella, la bandeja del ajuar dels Jurats volverá a ser una vez más testigo mudo de la historia.

Para tal acontecimiento dejará por un día el gran armario de nogal estilo Luis XV del Museo Histórico Municipal donde se guardan bajo llave las piezas que han sobrevivido del ajuar del antiguo gobierno de Valencia, un edificio derruido entre 1854 y 1860 cuyo hueco hoy en día ocupa el Jardín de los Naranjos del palacio de la Generalitat recayente a la plaza de la Mare de Déu.

El MHM, junto al Salón de Cristal del Ayuntamiento de Valencia „ que se puede visitar de lunes a viernes de 9 a 14 horas„, alberga multitud de vestigios del edificio renacentista que durante casi seis siglos fue la sede del Consell de la Ciutat.

Tesoros del museo municipal

En el libro Valencia: Guia de Museus i Monuments Municipals, publicado por el ayuntamiento en 2012, Rafaela Soriano Sánchez, técnica superior de Patrimonio del consistorio enumera los tesoros que guarda el MHM. Así, junto a la bandeja que revive con cada entrega de los Jaime I, el armario Luis XV guarda otros elementos del ajuar de la Casa de la Ciutat como un hostiario de plata trabajada del siglo XVI, con el escudo de Valencia grabado sobre la tapa, y una sacra de plata repujada y cobre dorado, de la misma época y con el mismo emblema.

Las sacras son cada una de las tres hojas, impresas o manuscritas, que en sus correspondientes tablas, cuadros o marcos con cristales, se ponían en el altar para que el sacerdote pudiera leer cómodamente algunas oraciones y partes de la misa sin recurrir al misal.

También forman parte de este conjunto un escritorio de plata de finales del XVII o del XVIII, dos pares de candelabros barrocos de plata con el escudo local y un plato del mismo metal con el distintivo de la ciudad en el centro.

Toni Serra, técnico del MHM, muestra el relicario de Sant Jordi, «ante el que juraban el cargo los antiguos funcionarios» de la Casa dels Jurats, obra de 1596 del orfebre valenciano Eloy Camanyes destinada a albergar un trozo de hueso supuestamente del soldado romano de Capadocia y posterior santo «al que Diocleciano mandó torturar y decapitar en 303, un año antes de que el emperador ordenara que Sant Vicente Mártir corriera la misma suerte». Esta pieza de orfebrería recrea la leyenda de Sant Jordi y el dragón.

De la Casa de la Ciutat el MHM muestra también una talla de Sant Miquel de 1460, el gran óleo sobre tela de la Inmaculada Concepció y els Jurats de Valencia, pintado en 1662 por Jeroni Jacint d'Espinosa y que presidía la Cámara Secreta donde se reunían los jurats, o la tabla central del tríptico Jui Final y les obres de Misericòrdia del pintor belga Vrancke van der Stock comprada por la ciudad en 1494. Las tablas laterales se guardan en el Museo San Pío V.

Compartir el artículo

stats