Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Rafael Bonmatí

"A los políticos les pediré implicación y esfuerzo, sobre todo económico"

"Los jóvenes no sienten la institución como propia. Queremos potenciar la oficina de atención a los compañeros y dinamizar la bolsa de trabajo", afirma el decano del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia

"A los políticos les pediré implicación y esfuerzo, sobre todo económico"

"A los políticos les pediré implicación y esfuerzo, sobre todo económico"

Tras imponerse con 1.189 votos el pasado viernes, Rafael Bonmatí es ya decano del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia (ICAV). El hasta ahora vicedecano tomará posesión del cargo en enero, tras la liquidación de los presupuestos de 2014. Le esperan cuatro años de trabajo con un equipo multidisciplinar a sus órdenes y un ambicioso programa por cumplir.

¿Qué va a ser lo primero que acometa tras llegar al cargo?

Vamos a trabajar para rebajar la cuota de los colegiados e implantar una cuota por tramos en función de servicios que se utilicen. Además, queremos potenciar la formación básica y gratuita, vía electrónica, de nuestros compañeros, así como defender el turno de oficio.

Este ha sido su caballo de batalla durante la campaña, el turno de oficio.

La justicia es un servicio público y se tiene que entender como tal. Hay que convencer a los responsables de su gestión de que hay que dotarlo de presupuesto.

Nadie concibe que para ir a la escuela o al hospital haya que pagar una tasa. Pues en la justicia está ocurriendo. Respecto al turno de oficio, resulta increíble que precisamente los más desfavorecidos tengan abogados mal pagados. Hay que dignificar este servicio público. Es como si los enfermos más delicados fueran atendidos por médicos que no cobran. El que se resiente es el ciudadano.

¿Ha funcionado el «tasazo» de Gallardón? ¿Han conseguido desatascar la justicia y fortalecer el turno de oficio, que era su fin?

Se suponía que la recaudación de las tasas judiciales iba a ir a parar al turno de oficio, pero no ha sido así. En la C. Valenciana se han recaudado cerca de 37 millones de euros, que no han ido a parar a la Generalitat sino a las arcas del Estado. La crisis económica y las tasas han provocado una caída en el volumen de casos desde el 15 al 25 %. Ha caído mucho la carga de trabajo que llevaban los abogados.

La participación en estos comicios del IVAC ha sido bastante baja, apenas del 15 % del total de colegiados (1.730 abogados votaron el viernes). ¿Cómo lo valora?

En los ejercientes ha sido del 21 % pero sí, sigue siendo baja. Los compañeros tienen que sentir el colegio como algo propio, que les proporcione un retorno. Por eso queremos rebajar las cuotas. Para los ejercientes con más de cinco años colegiados es de 640 euros al año. En Barcelona son unos 700 y Madrid más de 800. En el caso de Valencia incluye un seguro de responsabilidad civil y otros servicios como bases de datos. Pero queremos bajarlo, por lo menos un 10 %.

De los votantes, la mayoría se encuentran por encima de los 40 años. ¿Qué pasa con los jóvenes? ¿Qué relación tienen con el Colegio?

Supongo que sienten menos afección por la institución. Todos los que quieren ejercer están obligados a colegiarse. Los jóvenes, los que acaban de terminar la carrera, lo están pasando mal, como el resto. Esto es una profesión liberal, estás solo ante el peligro, eres autónomo. Nos afectan los mismos problemas que al resto de ciudadanos.

¿Tienen en mente alguna medida para ayudar de alguna manera a este colectivo?

Queremos potenciar la oficina de atención al colegiado, además de los cursos ya mencionados. También queremos dinamizar la bolsa de trabajo.

¿Tiene prevista alguna reunión con las administraciones o partidos políticos?

De momento no, las elecciones fueron el viernes, pero cuando tengan lugar trataré de trasladarles la sensibilidad de la abogacía, reiterarles nuestra lealtad institucional y colaboración. También les pediré implicación y esfuerzo. Y el esfuerzo solo se puede traducir en los presupuestos. A la justicia no la tratan igual porque no da rédito político. No es lo mismo hacer polideportivo o un centro de salud que mejorar la justicia. Esto lo han hecho los partidos de todos los colores, solo hace falta ver los presupuestos de unos y otros.

¿Qué más tiene pensado para este mandato?

Precisamente, me he comprometido a reformar el estatuto y que los decanos estén solo un mandato. Lo que se tenga que hacer, se puede hacer en cuatro años perfectamente. Pienso que Valencia es una ciudad con suficiente censo de abogados para que haya nuevos decanos cada cuatro años. Es necesaria renovación, innovación. Servir durante un tiempo e irse.

Compartir el artículo

stats