Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cazando imágenes

El Gran Hermano de la naturaleza

Los trampeos fotográficos realizados por el servicio de Biodiversidad de la Generalitat permiten conocer los comportamientos de las especies más esquivas y su evolución

El Gran Hermano de la naturaleza

El Gran Hermano de la naturaleza

Información es poder, también para quienes tienen la misión de conservar la naturaleza y realizar un seguimiento de la fauna presente en el territorio. En los últimos años, las trampas fotográficas se han convertido en un instrumento esencial de apoyo a la gestión. Los servicios de Biodiversidad y de Caza y Pesca de la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente acumulan ya miles de imágenes obtenidas por fototrampeo donde aparecen reflejadas las especies más representativas de los montes valencianos.

Una muestra con 55 imágenes obtenidas por este método ha permanecido abierta hasta el viernes en el complejo administrativo 9 d' Octubre.

Ricardo García Post, del servicio de Caza y Pesca, destaca la valiosa información suministrada por estos dispositivos colocados en puntos de agua o comederos y que se activan automáticamente cuando registran movimiento.

«Los árboles siempre están ahí, pero la fauna se mueve y aunque hay otros métodos: hacer itinerarios, censos o vigilancia desde puntos de observación, el fototrampeo permite acceder a especies que son más esquivas o difíciles de ver».

«Las imágenes permiten conocer el área de distribución de las especies en cada momento, la cronología de su reproducción, la estructura poblacional por edades, índices de abundancia y evaluar el uso que la fauna hace de infraestructuras y mejoras que se realizan en el monte, especialmente si se habilitan bebederos de apoyo», explica.

El fototrampeo ha permitido también evaluar la evolución de la epidemia de sarna que sufrió la cabra montés en la reserva de Cortes-La Muela, ya superada, y permitiría ahora detectar nuevos brotes de esta u otras enfermedades.

Todos estos elementos resultan esenciales para una buena planificación cinegética y el seguimiento y gestión de la fauna, también de especies protegidas, de ahí el intercambio de información y fotos entre los servicios de Caza y Pesca y Biodiversidad.

En Cortes-La Muela, por ejemplo, se ha hecho un seguimiento de la carroña que constituyen los ejemplares abatidos en los descastes que se autorizan cada año y su papel en la cadena alimenticia de las especies. «Es curioso como el águila real es la primera que llega y se alimenta, mientras otros depredadores, como el zorro o el jabalí, permanecen en los alrededores. Sin embargo, hemos visto cómo el águila se marcha si observa la presencia de buitres.

El desarrollo de los equipos de fototrampeo „cada vez son más pequeños, gozan de mayor autonomía y capacidad de almacenar información„ ha permitido capturar imágenes „en algunas especies solo nocturnas„ de casi todos los mamíferos y aves presentes en la geografía valenciana. Sin embargo, hay una que se muestra esquiva: el búho. «Sabemos que hay búhos porque los ha visto la guardería, pero hasta ahora no hemos tenido la fortuna de captarlo», aseguró el técnico de la conselleria de Medio Ambiente.

Compartir el artículo

stats