Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Una familia de Silla pleiteará por las casas de Granada que usaban los curas pederastas

Ni el arzobispado ni el Tribunal Eclesiástico Valenciano dan los nombres de los sacerdotes que tomaron declaración al joven

Una familia de Silla pleiteará por las casas de Granada que usaban los curas pederastas

Una familia de Silla pleiteará por las casas de Granada que usaban los curas pederastas

Una familia de Silla denunció ayer que uno de los sacerdotes detenidos en la supuesta red de abusos a menores en Granada fue el albacea testamentario encargado de controlar la herencia de una acaudalada tía suya granadina „profundamente católica, antigua farmacéutica de Órgiva y viuda de procurador„, que murió en 2008 sin descendencia y con la voluntad escrita de donar su fortuna a obras caritativas. Mientras una parte de la investigación policial indaga sobre el colchón patrimonial y económico de los curas del «clan de los Romanones» y sobre cómo podían tener acceso a los pisos y chalés donde llevaban a cabo las supuestas agresiones sexuales, el vecino de Silla Andrés Romero facilitó ayer a este periódico el testamento de su tía María del Rosario Muñoz Morillas, fallecida sin herederos forzosos. La herencia se cifra en varios millones de euros.

En el documento testamentario figura como uno de los dos «albaceas, apoderados testamentarios, comisarios, contadores y partidores» de la herencia el sacerdote granadino y juez diocesano que responde a las iniciales F. J. C. M.. Este cura, apartado de sus funciones diocesanas por el arzobispo de Granada desde el 15 de octubre, fue ayer detenido por orden judicial. Sobre él planea la imputación por un delito de abusos sexuales a menores. Y fue él quien acreditó ante el notario la muerte de la mujer para gestionar la herencia.

En algunas de las viviendas que dejó en herencia la tía granadina, con dos cuñadas mayores y un sobrino en Silla, podrían haberse llevado a cabo algunos de los abusos investigados. De hecho, fue este fin de semana, mientras Andrés estaba viendo los informativos y contempló imágenes de las posesiones inmobiliarias de este «clan de los Romanones», cuando reconoció un piso en el que dormía de pequeño cuando iba a veranear a tierras granadinas por ser propiedad de su tía María del Rosario. Luego cotejó el testamento de su tía y ahí figuraba como albacea el cura detenido.

La familia, asegura, está indignada. Están dispersos por España, pero están recabando información y asesoramiento legal para decidir si recurren el testamento, una decisión que esperan consensuar en los próximos días. Andrés lo da casi por hecho. «Queremos que se sepa la historia de estos curas y cómo sacaron con engaño la herencia de nuestra tía, que no ha sido para los pobres sino que lo han disfrutado cuatro sinvergüenzas y para hacer lo que se ha hecho», afirmó Andrés, quien quiere que se haga una fundación para necesitados como deseaba su tía.

Compartir el artículo

stats