Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ayudas a la vivienda

"Quieren cansarnos pero no lo conseguirán"

Joel Monleón, de Burriana, espera desde 2009 la ayuda de vivienda de 12.000 euros de la Generalitat y acaba de perder la subsidiación mensual

"Quieren cansarnos  pero no lo conseguirán"

"Quieren cansarnos pero no lo conseguirán"

En la provincia de Castelló también hay miles de afectados por los impagos de las ayudas de acceso a la vivienda aprobadas por la Generalitat Valenciana. Joel Monleón, de 27 años y vecino de Borriana, es el rostro de otro caso en el que el Consell ha incumplido el pago de las subvenciones que promociona para las VPO. Se compró la vivienda hace cinco años con unas condiciones, recogidas en la escritura, que nada tienen que ver con las actuales.

El Gobierno autonómico le aprobó una ayuda de 12.000 euros y una rebaja de la cuota de hipoteca durante diez años. Con estas subvenciones, Joel hizo números y estimó que podría hacer frente a las cuotas. A pesar del tiempo transcurrido, Joel aún no ha recibido los 12.000 euros con los que contaba inicialmente y la ayuda mensual también se la han suprimido recientemente. «Cuando compras una vivienda de protección oficial se supone que te la conceden porque, por tu situación, no puedes acceder a una libre, y ahora me encuentro con que tengo unas condiciones peores, pese a ser de protección», relata el joven.

Sin los 12.000 euros de la subvención y sin la ayuda mensual que le acaban de quitar, Joel pagará una hipoteca de casi 600 euros, algo impensable para una vivienda protegida que, se supone, iba destinada para las personas con menores recursos económicos.

La lucha de Joel para que la Generalitat le pague lo que le debe empezó hace meses cuando acudió al PROP a interponer una reclamación para que su derecho de cobrar la ayuda no prescribiera. Hace quince días acudió de nuevo a las oficinas de proximidad para presentar el nuevo modelo de documento que tiene que cumplimentar para demostrar que no les han hecho efectivo el dinero y confirmar sus datos bancarios. Aunque en este nuevo trámite acudió con un modelo de solicitud que, según le dijeron, no era el ejemplar correcto.

«Cada vez te dicen una cosa, te dan un teléfono de información en el que no te aclaran nada. Hablo con el banco y me dice una cosa, hablo con la Generalitat y me dice otra. Lo único que quieren es cansarnos pero no lo van a conseguir», apunta el borrianense. Con todo, el afectado tiene trabajo y puede seguir independizado, aunque ello no exime que quiera reclamar lo que, dice, es suyo. Joel critica el silencio administrativo del Consell y reprocha a la consellera Isabel Bonig que haga «anuncios» que «no se cumplen». «Nosotros los ciudadano tenemos que cumplir con todo y ellos están exentos de sus obligaciones. No sé si nos pagarán pero si lo hacen, seguro que no habrá intereses. Yo si me retraso en pagar algún impuesto, los pago», concluye.

Compartir el artículo

stats