Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Proyecto

El bloqueo del "parking" de Brujas dispara la tensión entre Barberá y el Consell

La alcaldesa guarda silencio pero no oculta su enfado al enterarse por Levante-EMV de que Infraestructuras desestima la propuesta municipal

El bloqueo del "parking" de Brujas dispara la tensión entre Barberá y el Consell

El bloqueo del "parking" de Brujas dispara la tensión entre Barberá y el Consell

Rita Barberá sigue firme en su propósito de no valorar en público aquellas decisiones de la Generalitat que colisionan con los intereses del Ayuntamiento de Valencia, pero ayer era más que visible su enfado tras el último capítulo de desencuentros entre ambas instituciones. Barberá se desayunó con el rechazo de la Conselleria de Infraestucturas a su propuesta para el aparcamiento en la plaza de Brujas, sin tener constancia oficial de ello. Levante-EMV desvelaba en su edición de ayer que la Intervención General de la Generalitat desestimaba el último planteamiento económico del consistorio, consistente en el pago por parte de la concesionaria al gobierno autonómico de un canon fijo y otro variable. Una solución que permitiría poner en marcha una infraestructura muy demandada por los vendedores del Mercado Central, y cuyos actos de protesta van «in crescendo» semana tras semana. Bonig insistía ayer en que no ve su«viabilidad» por una cuestión «estrictamente técnica», asegurando que la única posibilidad para desatascar el conflicto la comunicará al equipo de Barberá. A nadie se le escapa que la negativa de Bonig, conocida a través de la prensa, supone un nuevo punto de tensión entre las dos administraciones, donde la frialdad en la relación con Alberto Fabra ha sido una constante.

Fuentes próximas a Barberá reconocieron que ésta había intentado hablar varias veces ayer con la consellera para conocer de primera mano el porqué a este revés además de expresarle su profundo malestar por las formas. «Voy a seguir en silencio sobre la Generalitat, ya lo he dicho varias veces», insistía Barberá „ tras una entrega de premios„, al preguntársele al respecto. El concejal Alberto Mendoza, concejal de Tráfico y presidente de la EMT cerró, a última hora de la tarde, una reunión con responsables de Infraestructuras para buscar una salida a Brujas. Será la semana que viene. Una cita con otro tema candente sobre la mesa, la llegada del transporte municipal hasta las pedanías del Sur, y que ayer contribuyó a aumentar la contrariedad de Barberá al conocer que Herca „ concesionaria de la Generalitat„, piensa demandar a la EMT por la línea hasta El Perellonet.

Si estas nuevas afrentas las trasladará Barberá a Mariano Rajoy este fin de semana, donde coincidirán en Barcelona en la Intermunicipal, es una incógnita. De todos es conocida la excelente relación entre ambos, escenificada en la última reunión que mantuvieron a principios de septiembre en la Moncloa. Tres horas de encuentro del que a día de hoy no ha trascendido nada, y sobre el que Barberá mantiene un silencio sepulcral que no ha hecho más que alimentar todo tipo de cábalas. La primera edil acude a este acto del partido en plena desaveniencia pública con la conselleria de Hacienda y Administraciones Públicas, a cuenta de Feria Valencia y los supuestos sobrecostes y gastos injustificados durante su ampliación. Otro asunto en el que tampoco quiso adentrarse ayer, aunque sus gestos dejaban patente su irritación por un escándalo que en su opinión está «destrozando» a la institución ferial «desde algunos intereses, por otras historias y persecuciones políticas». Un informe de la Intervención General de la Generalitat remitido a la fiscalía sin que Barbera, presidenta del patronato, tuviera conocimiento aumentó la desconfianza con Moragues, que el martes le instaba a «colaborar».

Compartir el artículo

stats