Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Concesión provisional

El Gobierno enviará 12 hm3 a Alicante mientras deja cerradas las desaladoras

La desalinizadora de Mutxamel, totalmente terminada, ha costado 80 millones de euros

El Gobierno enviará 12 hm3 a Alicante mientras deja cerradas las desaladoras

El Gobierno enviará 12 hm3 a Alicante mientras deja cerradas las desaladoras

La Junta Central de Usuarios del Vinalopó, L' Alacantí y Consorcio de Aguas de la Marina Baixa, con el apoyo de la Diputación de Alicante, está a punto de obtener del Gobierno una concesión provisional de 12 hectómetros cúbicos de agua procedente del embalse de Alarcón mientras el Ministerio de Medio Ambiente mantiene parada la desaladora de Mutxamel, ya terminada, y explota a medio gas la depuradora de Torrevieja, conectada a los Canales de Taibilla de los que se abastece, en parte, la propia ciudad de Alicante y su entorno.

La «solución» de Alarcón convierte a las desaladoras en instalaciones ociosas y en un ejemplo de mala utilización de fondos públicos similar al que ha llevado a intraestructuras como el Aeropuerto de Castellón a convertirse en ejemplo mundial del derroche, no tanto por quien las diseñó en un momento de demanda real de agua coincidente con el boom inmobiliario (la de Mutxamel estaba destinada en parte a abastecer al Plan Rabasa), sino por quien ahora aplaza constantemente su puesta en marcha.

La posible incongruencia de la solución adoptada: llevar agua a Alicante desde cientos de kilómetros de distancia a costa de reducir las garantías de los regantes tradicionales del Júcar, del regadío de l'Horta Sud y el abastecimiento de Valencia y su área metropolitana, de los caudales ambientales del bajo Júcar y la Albufera, y de mermar la producción de energía limpia en las centrales del Júcar, resulta todavía más llamativa si se tiene en cuenta que la empresa mixta Aguas Municipalizadas de Alicante obtiene una parte sustancial de sus caudales de los pozos sobreexplotados del Vinalopó, a través de una conducción, el Canal de la Huerta, que nace en Villena y termina en Mutxamel, donde una vez terminada, continua ociosa la depuradora con capacidad para producir 50.000 metros cúbicos al día ampliables a 80.000 (17,5 hm3 anuales ampliables hasta 28 hm3.

Es decir, la propuesta pasa por traer agua del Júcar cuando justo al lado de los centros de consumo existe un gran «manantial» en forma de desaladora con conexión a las grandes redes de distribución que ha costado 80 millones de euros.

Sobreexplotados

Según datos facilitados por la empresa Aguas Municipalizadas de Alicante, cada año obtiene 32 hectómetros cúbicos de los acuíferos sobreexplotados de Villena con destino a los abastecimientos de Alicante, Petrer, Monforte de Cid, Villena, Novelda, Cañada, San Vicente del Raspeig, San Joan de Alacant, Mutxamel, etc.

La mayor parte de estas poblaciones podrían ya suministrarse con aguas del Tajo (Mancomunidad de Canales del Taibilla) mezcladas con las de las desaladoras, pero se sigue esquilmando el acuífero del Vinalopó, al que únicamente cabría recurrir para abastecer a Villena por su lejanía a las desaladoras y cota respecto al resto de municipios del Vinalopó, l'Alacantí y la Marina Baja. No obstante, existen informes oficiales que insisten en que el agua obtenida en el Azud de la Marquesa y que ya llega a Villena puede ser potabilizada y no haría falta seguir extrayéndola del subsuelo

Solamente sustituyendo los pozos del Vinalopó con destino a estas comarcas por aguas de desaladora se lograría una notable recuperación del sobreexplotado acuífero del Vinalopó, que podría ser total con el uso agrícola del agua derivada en el Azud de la Marquesa, según numerosos estudios elaborados por la Confederación Hidrográfica del Júcar que ahora permanecen invernados por razones políticas.

Compartir el artículo

stats