Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cuentas de la Generalitat

La mitad de la deuda de la Generalitat con personas y entidades es anterior a 2014

La portavoz del Consell mantiene que no habrá recortes para agilizar los pagos y reclama como solución un nuevo sistema de financiación

La mitad de la deuda de la Generalitat con personas y entidades es anterior a 2014

La mitad de la deuda de la Generalitat con personas y entidades es anterior a 2014

Las dificultades del Consell para ponerse al día en los pagos que el Ministerio de Hacienda ha puesto en evidencia al hacer públicos los datos sobre morosidad en las administraciones públicas vienen de lejos y su solución se antoja complicada. La bola de la deuda no financiera (aquella generada al margen de los bancos con proveedores, entidades, personas y empresas ) asciende a 4.279 millones, pero más de la mitad (2.247 millones) se generó en ejercicios anteriores al uno de enero de 2014. El dato no es baladí ya que pone de relieve hasta que punto la enorme inyección económica recibida del Estado desde 2012 para vaciar la mochila de facturas sin pagar no ha sido suficiente para poner el contador a cero.

Vía Plan de Proveedores y Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), la Comunitat Valenciana ha recibido desde 2012 más de 17.000 millones, prácticamente un presupuesto entero. Sin embargo, debe todavía más que Cataluña, comunidad vecina que le dobla el PIB y el presupuesto. En teoría, el rescate del Estado le ha permitido limpiar la deuda con los proveedores que se arrastraba de años anteriores (el ministerio sólo contabiliza la deuda comercial generada a partir de enero, por lo que no es posible saber si al margen de los 1.485 millones generados este año quedó pendiente de años anteriores) pero no ha limpiado el resto de la deuda no financiera. Esto es, los 2.247 millones de ejercicios anteriores es deuda contraída con personas físicas y jurídicas (como las ayudas a la vivienda o a la farmacia), ayuntamientos o entidades, como las universidades. La comprometida situación de las finanzas valencianas queda clara también en la comparación con el conjunto de las autonomías. Las comunidades autónomas acumulan una deuda no financiera de 16.695 millones, pero sólo un tercio se contrajo con anterioridad a 2014. En Cataluña, la proporción es similar al resto de España: 1.094 millones es deuda antigua y 3.098 se ha generado ese año.

La pregunta es cómo y cuándo la Generalitat podrá dejar atrás el lastre. Por otro lado y respecto a los 1485 millones pendientes de pago a proveedores (compras e inversiones sin incluir subvenciones), el 75% son gastos sanitarios.

El incumplimiento de la ley de morosidad (el Consell tarda una media de 74 días en pagar frente al tope legal de 30) obliga en teoría a a la Generalitat a tomar medidas para reducir los gastos. Sin embargo, la portavoz del Consell, Maria José Català, reiteró ayer la negativa del Ejecutivo a hacer recortes e insistió en que no modificará el programa económico y financiero que en breve se examinará en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Para mejorar los tiempos en los pagos y reducir la deuda, la consellera reclamó un nuevo modelo de financiación autonómica.

Por su parte, el conseller de Hacienda sostuvo que los últimos datos del déficit (1,28% del PIB) «ponen de manifiesto el indudable y esfuerzo de la Generalitat para reducir el déficit público».

Compartir el artículo

stats