Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos financian a los regantes

La Mesa del Agua de Alicante, que da soporte político a través de la Diputación de Alicante a las reivindicaciones de la Junta Central de Usuarios del Vinalopó, ha hecho suyo el argumento de que el agua desde Alarcón o desde una segunda toma del trasvase a construir en Cortes de Pallás es irrenunciable. Se trata, dicen, de disponer de agua prepotable a buen precio para repartir entre el consorcio de modo que los municipios y las empresas de abastecimiento—los vecinos, en realidad a través del recibo— paguen un poco más y abaraten el agua del Júcar para el regadío enviada desde el Azud de la Marquesa, cuyo precio consideran inasumible por la agricultura. Sin embargo, una segunda toma en Cortes costaría unos 130 millones que dispararían a 700 millones el coste total del trasvase Júcar-Vinalopó. J. S. valencia.

Compartir el artículo

stats