La Universitat de Barcelona (UB) rindió ayer homenaje al filólogo Germà Colón Domènech (Castelló, 1928), «maestro» de la romanística en Suiza y antiguo alumno de la institución catalana, destacó esta tras la ceremonia formal. El acto estuvo presidido por el vicerrector de Comunicación y Proyección de la UB, Pere Quetglas, e intervinieron el director de la Real Academia Española (RAE), José Manuel Blecua; el presidente del Institut de Estudis Catalans (IEC), Joan Domènec Ros; el decano de la Facultad de Filología de la UB, Adolfo Sotelo, y el mismo Germà Colón.

El programa incluyó aportaciones de varios nombres del mundo académico, que glosaron la figura del lingüista valenciano y su contribución a la filología. Entre ellos, Santiago Fortuño, vocal de la Fundación Germà Colón y catedrático de la Universitat Jaume I de Castelló; Antoni Ferrando, catedrático de la Universitat de València y miembro de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) y el IEC; Beatrice Schmid, catedrática de la Universidad de Basilea „donde Colón ha desarrollado la mayor parte de su carrera académica„; Glòria Claberia, catedrática de la Autònoma de Barcelona, y Anna M. Mussons, de la UB.

Colón, premio Importante de Levante-EMV en 2008, es un referente en la filología en el territorio valenciano. Formado en la Universitat de Barcelona de la mano de lingüistas ilustres, como Martí de Riquer y el recientemente fallecido Antoni M. Badia i Margarit, se exilió profesionalmente a Suiza en 1954. El romanista de Castelló puede ser considerado el heredero de los maestros de la filología valenciana del siglo XX, como Carles Salvador y Manuel Sanchis Guarner.

El homenaje de ayer se produce pocos días antes de que Colón cumpla 86 años (el próximo domingo).

El catedrático emérito de la Universidad de Basilea ha sido investido doctor honoris causa por las tres universidades valencianas con estudios de Filología. También por la Autònoma de Barcelona, de la que fue profesor en un breve periodo en los años 70.

Germà Colón es un firme defensor y divulgador de las Normes de Castelló, firmadas en 1932. En una entrevista con este diario, las calificó como «un valladar contra la sinrazón lingüística» y una herramienta por el consenso. El lingüista se ha mantenido asimismo distante de la AVL por su origen político y su composición.

Al margen de su producción filológica, que comprende tanto el valenciano como el castellano, una de las grandes tareas de Colón ha sido la edición completa de los Furs, trabajo al que dedicó cuarenta años (desde 1970), con la colaboración de los juristas Arcadi Garcia y, a la muerte de este, Vicent Garcia Edo.