Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | José Enrique Zaldívar

"Valencia es un punto negro del maltrato animal por sus 'bous' al alza"

"Una parte de abolicionistas se está radicalizando porque están hartos; hay que acabar con la becerrada de Algemesí"

"Valencia es un punto negro del maltrato animal por sus 'bous' al alza"

"Valencia es un punto negro del maltrato animal por sus 'bous' al alza"

Un antitaurino en una comunidad autónoma con 7.052 festejos de «bous al carrer» en nueve meses. Está en «tierra hostil».

Sí. La Comunitat Valencia concentra el 46 % de los festejos que se han celebrado en toda España en 2013. Son festejos que provocan un enorme sufrimiento, maltrato y tortura para los animales. Fundamentalmente, de tipo emocional. Habría que preguntarles a los ciudadanos si en el siglo XXI la gente puede estar divirtiéndose con el sufrimiento animal. Entiendo que se diviertan con ello, pero no me parece una disculpa ni una razón para someterles a ese tipo de sufrimiento. Más todavía porque muchos de ellos se organizan subvencionados con dinero público.

¿Y cuando oye que se lo considera «seña de identidad»?

Muchas veces se apela a la tradición o a la cultura de los pueblos como sostenimiento de este tipo de prácticas. Pero tradiciones hay cientos o miles. Y todas las que supongan cosas negativas deberíamos irlas erradicando de nuestras costumbres. No es peso suficiente que haya sido un rito en los pueblos valencianos.

Hay diferencias entre el «bou embolat», los «bous al carrer», la lidia? ¿Para usted es todo lo mismo?

Para mí, sí. La tauromaquia supone un maltrato para estos animales. Podemos distinguir el tipo de sufrimiento, la intensidad o el tiempo. Pero, al fin y al cabo, constituye la utilización de animales para diversión y acaba en su muerte o su sufrimiento y posterior sacrificio.

¿Se cometen maltratos inconscientes en animales domésticos?

Como veterinario clínico con 32 años de experiencia he visto reiterados maltratos a perros y gatos cuyos dueños no son conscientes. Por ejemplo, no llevar a tiempo al animal al veterinario cuando está enfermo, utilizar la educación en negativo o las esterilizaciones. Aunque en la época actual, en la que 160.000 perros son abandonados cada año en España y las perreras están llenas y sin adoptantes, esto último es un mal menor y necesario. Uno de los peores maltratos es el abandono de la mascota cuando empieza a molestarle a quien lo adquirió tiempo atrás. Eso provoca un sufrimiento emocional a los animales.

¿Y con la fiebre del caballo qué ha ocurrido?

Hay muchas fiestas que utilizan a los équidos como medio de transporte. En el Rocío del año pasado creo que murieron 14 caballos. Muchos no están preparados para ese esfuerzo tan exigente. Además, con la crisis se están abandonando muchos caballos. Hay que buscarles adoptantes o están abocados al matadero. ¡En los mataderos de Andalucía no daban abasto el año pasado!

¿Y el tiro y arrastre?

Evidentemente es maltrato. Un équido no está preparado para desarrollar ese tipo de ejercicio de resistencia a pesar de que les entrenen. Les provoca alteraciones cardiorrespiratorias, sudoración y estrés máximo. Los caballos de tiro fueron útiles de trabajo antiguamente. Ahora no. De todos modos, en el maltrato animal debemos ir por fases. Lo que suponga un maltrato y sufrimiento evidente como es la tauromaquia, es lo primero que debe desaparecer. Me ha preguntado por los bous al carrer. Pero también podríamos hablar de las becerradas de Algemesí, donde se matan animales menores de dos años, indefensos y sin capacidad de respuesta, que son masacrados por simples aficionados. En este momento, si hay que priorizar la desaparición de algún espectáculo en la Comunitat Valenciana, lo primero con lo que acabaría serían las becerradas.

¿La C. Valenciana es un punto negro en el maltrato animal?

Evidentemente sí que es uno de los puntos negros del maltrato animal. ¡Casi la mitad de los festejos taurinos están aquí y van al alza!

Cuando les llaman radicales, ¿qué replica?

Entiendo que hay una parte por la abolición del maltrato animal que se está radicalizando. Pero hay que entender que la gente de este movimiento está harta. Hay que buscar alternativas, como introducirse en Tordesillas o en Algemesí para mostrar su disconformidad. Pero yo estoy en contra de cualquier acción que no sea pacifista. Yo censuro la violencia física o verbal.

¿Qué le parece regalar un animal por Navidad?

Mal. La gente no debería comprar mascotas como un regalo, sino tener consciencia de lo que está adquiriendo y lo que va a suponer su tenencia para evitar su futuro abandono. De todos modos, es mejor adoptar que comprar.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats