Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Patricia Caro Maya

"El machismo en los gitanos nos lo impuso la sociedad paya"

Esta joven activista social es feminista y reivindica los derechos de las mujeres romaníes

"El machismo en los gitanos nos lo impuso la sociedad paya"

"El machismo en los gitanos nos lo impuso la sociedad paya"

Feminismo gitano. Por desgracia, parecen dos términos contrapuestos.

Eso forma parte de la cultura del mito. El mito es una creencia compartida socialmente pero que no es real. La historia „de transmisión oral y documentada„ relata cómo las mujeres gitanas se han incorporado al mercado laboral mucho antes que las mujeres payas. En los años cincuenta, las gitanas se marchaban solas a América a vender y traían un montón de dinero a casa cuando ninguna mujer hacía eso en España. Hemos sido ejemplo de valentía, fortaleza y rebeldía. Por ello, considerar el feminismo romaní como antitético a la cultura gitana responde a un mito.

¿Y ese mito no tiene nada de realidad?

Pues a veces hasta los gitanos nos hemos creído los estereotipos que se dicen de nosotros. Por eso es importante el feminismo romaní: para tumbar prejuicios dentro y fuera de nuestra comunidad.

Sostiene que la mujer gitana sufre una doble discriminación: por mujer y por gitana.

¡Doble como mínimo! Porque una mujer gitana rumana en España sufre una triple discriminación. Una joven o una discapacitada, también. Eso aumenta las vallas que hace falta saltar en la carrera de obstáculos a las que se enfrenta una persona gitana.

¿Quién debe hacer la revolución feminista en el orbe gitano?

Tiene que ser algo de los hombres y las mujeres gitanos y ha de estar apoyada por la sociedad mayoritaria. Mira: cuando las feministas gitanas se encuentran con el feminismo mayoritario, blanco y de corte académico, se topan con unas formas de relación absolutamente patriarcales donde se impone un modelo de feminismo que nosotras no compartimos.

¿Es como lo del capitalismo con características chinas del PCCh? ¿El feminismo gitano ha de ser feminismo con características gitanas?

El feminismo gitano tiene un componente muy importante: el respeto a los valores culturales. Que mi cultura sea colectivista, y no individualista, no implica que exista desigualdad de género. Del mismo modo, para que haya igualdad de género, mi cultura no debe dejar de ser colectivista y primar la familia. Son dos rasgos compatibles. Hay que descolonizar nuestra cultura de aquellos valores impuestos por la sociedad mayoritaria, que nos creemos que son nuestros pero que no es así. Por ello defiendo un feminismo decolonial.

¿Cuáles son esos valores impuestos por la cultura mayoritaria?

¡El mismo machismo es un valor absolutamente colonialista! El devenir de la cultura gitana ha sido viajar en comunidades pequeñas de país en país, lo cual obligaba a que tanto el hombre como la mujer aportaran a la economía. El machismo iba contra la supervivencia del grupo. En ese contexto, las mujeres tenían mucho poder de decisión. Habría diferencias de género dentro de la comunidad, pero la sumisión nunca había sido un rasgo definitorio de las mujeres gitanas. Es ahora cuando las mujeres gitanas estamos peor. Y eso ocurre desde que la comunidad gitana está sedentarizada.

¿Cómo es vista una feminista entre los gitanos? ¿Tiene un precio salirse del redil?

En cualquier grupo, luchar por una idea que se desvía de los valores impuestos siempre tiene un precio. ¡También en la sociedad mayoritaria! La cuestión pasa por definir qué es feminismo. Yo me he sentado con gitanos viejos que me han preguntado: «¿Eso del feminismo qué es: irse a la discoteca?». ¡No lo entienden! Y cuando les explico que el feminismo implica igualdad de derechos y de oportunidades, de unirse para luchar contra la discriminación, no me he encontrado con ningún gitano que se niegue y diga. «No, vosotras habéis de fregar la casa». Y es que, hoy en día, la realidad ha cambiado. ¡Vas al mercado y ves al gitano haciendo la compra con la gitana!

Ha habido un cambio.

El mismo que en la sociedad mayoritaria. Antes el sexismo era hostil y visible, y ahora el sexismo sigue existiendo, pero de una forma mucho más sutil.

¿Qué opina de programas de televisión como «Palabra de gitano» o, ahora, «Gipsy Kings»?

Con esos programas nos van a matar, van a acabar con nosotros. Dan una imagen negativa y manipulada de los gitanos. Es un símbolo al que se ha desprovisto de su significado. Y lo principal: no es un documental, sino un reality. Esto hace daño a las mujeres gitanas jóvenes en particular, porque las hace creer que ser gitana es eso. Y cumplen la expectativa de lo que les está vendiendo la televisión.

Aunque sea artificial?

Claro, porque la tele nos afecta a todos. A unas mujeres, la tele les vende que el modelo de felicidad es tener una casa, un perro, un marido muy guapo, un niño y una niña. Y a nosotras nos vende que ser gitana es planchar con la corona de novia puesta. ¡Eso es algo que ni yo, ni ninguna gitana, hemos visto nunca! Eso contribuye a que las chicas gitanas se casen antes, dejen el colegio antes y que tengan una edad de mortalidad de 30 años inferior a la de las mujeres payas y se sitúe en 55 años, como en Sierra Leona o Uganda.

Compartir el artículo

stats