La consellera de Educación, María José Català anunció ayer en Madrid que cuando se aplique en la Comunitat Valenciana la reforma universitaria que reduce los ítulos de Grado a tres cursos y aumenta a dos años los másteres, conocida como 3+2, la Generalitat negociará con las universidades una rebaja en el precio de los posgrados.

Català afirmó que cuando se ponga en marcha este sistema en el futuro, «se negociará con las universidades para que el importe de las tasas de los másteres sea inferior al precio actual, es decir, que se aplique una rebaja en el precio de los mismos». «Trabajaremos medidas que permitan a los estudiantes acceder a los másteres y mejorar así su formación, el Gobierno valenciano no permitirá que ningún estudiante quede fuera de la universidad por motivos economicos», remarcó.

La consellera realizó estas declaraciones durante su intervención en un Aula Fórum de la Institución Ferial de Madrid (Ifema), donde ha compartido coloquio con periodistas y con sus homólogos de Castilla-La Mancha, Castilla León y Aragón. Durante su intervención, Català explicó que la reforma universitaria se aplicará cuando haya consenso entre todas las universidades públicas y privadas valencianas, y no se crearán dos velocidades en el sistema universitario.

En este sentido subrayó que el 3+2 es potestativo, es decir, que las universidades pueden decidir si lo aplican o no. Insistió en que tan solo un 10 % de los posgrados son habilitantes y que su precio es el mismo que el de los grados.

Como modelo de eficiencia universitario en la C. Valenciana, la consellera destacó que el nuevo mapa de titulaciones «aporta más eficacia y eficiencia en los recursos, a través de una oferta equilibrada de titulaciones vertebradas en el territorio».

Además, recalcó «el gran trabajo realizado por el Consell» en el Libro Verde de la Empleabilidad, «una reflexión conjunta entre universidades, profesores, empleadores, titulados y Administraciones, que permite impulsar cambios que mejoren la empleabilidad de los titulados».

Català también defendió en Madrid las bondades del sistema de enseñanza plurilingüe de la Comunitat Valenciana, puesto en marcha en el año 2012. «Actualmente 144.000 alumnos de Infantil ya estudian en valenciano, castellano e inglés y todos los estudiantes independientemente del nivel de renta de sus familias, tienen la posibilidad de estudiar en inglés».

Con el anterior modelo, añadió, «los alumnos recibían 1.225 horas de inglés, un 8,5 % de su escolarización». Además, solo estudiaban la lengua extranjera en la asignatura de Inglés. En el sistema plurilingüe, destacó, «los niños nacidos a partir de 2009 reciben 2.800 horas de inglés, lo que supone cerca de un 20 % de su trayectoria escolar»

En este sentido, hizo hincapié en que la clave para poner en marcha el plurilingüísmo «es la formación del profesorado». Por ello, aseguró que la conselleria «ha realizado un importante esfuerzo para formar a su plantilla de docentes e incrementar su competencia lingüística». Así, destacó que «más de 40.500 docentes se han formado en diferentes niveles de inglés en los tres últimos cursos».