Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polémica

La Generalitat incendia el área tributaria al subir el salario a 18 funcionarios y bajáserlo a cuarenta

La propuesta de Hacienda sobre ordenación de efectivos aumenta el malestar entre los interinos

El servicio tributario de la Generalitat se ha convertido en un polvorín como consecuencia de algunas de las decisiones adoptadas desde el departamento que dirige Juan Carlos Moragues para la creación del Instituto Valenciano de Tributos. Tal como informó este diario, entre los interinos de este departamento, existía malestar por la decisión de amortizar sus plazas que en la actualidad son de la máxima categoría (A1) y volver a crearlas en el futuro organismo con una categoría inferior (A2). La consecuencia más directa de esta degradación era un bocado en la nómina, además de la incertidumbre respecto a la continuidad futura en el puesto de trabajo.

Sin embargo, la propuesta del plan de ordenación de personal de la administración tributaria entregado esta semana a los sindicatos ha deparado una sorpresa que aumentado el malestar en más de la mitad de la plantilla tributaria. Cuarenta funcionarios interinos verán rebajado su salario, pero el ahorro no se quedará en las arcas de la Generalitat. Un total de 18 inspectores de Tributos recibirán un importante aumento salarial, ya que sus puestos también han sido amortizados y reclasificados al alza.

En concreto, según el borrador del acuerdo, 18 altos funcionarios del grupo A1 pasarán de ganar 40.718,44 euros a percibir 44.626,68, es decir, 3.908,24 euros más.

No tendrán tanta suerte, el personal técnico que pierde su categoría A1 y pasa a la A2; lo que traducido implicará que dejen de percibir los 36.350,68 euros anuales a cobrar 31.326,88 menos, es decir, perderán 5.023,8 anuales. También los jefes de sección tendrán que apretarse el cinturón. Su sueldo pasará de los 40.718,44 euros actuales a los 37.069,54 que percibían hasta ahora: 3.648 euros menos.

El pacto debe negociarse el lunes, pero difícilmente se llegará a un acuerdo. Intersindical ya ha dejado claro que se opondrá al plan de ordenación al calificar de «vergonzoso bajar el sueldo a unos para subírselos a otros». El responsable de acción sindical, Adel Francés, se refirió también al agravio comparativo y el mal clima que se va a producir entre compañeros, ya que unos y otros seguirán haciendo el mismo trabajo, pero, según el caso, ganando más o cobrando menos. UGT también se opone. En teoría, los interinos tienen de momento su continuidad garantizada ya que el decreto estipula que pasarán a la bolsa de empleo temporal.

La Conselleria de Hacienda, por su parte, justifica su propuesta de ordenación de efectivos en las «disfunciones» que se están produciendo en la estructura de la administración ya que, defiende, existen tareas de mayor y menor complejidad y responsabilidad en el área de tributos y esta diversidad debe reflejarse en la clasificación de los puestos. Hacienda apela también a los informes de la Inspección General del Ministerio de Hacienda en los que insta a la Generalitat a reforzar los trabajos de inspección.

El Consell admite que el personal dedicado actualmente a las labores de inspección de los tributos representa un porcentaje muy reducido en relación a otras comunidades. Dicho habla de adaptación de la «clasificación de los puestos en función de la dificultad real de las funciones que les corresponden».

Compartir el artículo

stats