Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las consultas se disparan en en el segundo trimestre

«Muchos de los que esperan a los 60 para jubilarse dicen que el alumnado ya no es lo que era y ya no pueden más»

­Las razones que llevan a un docente a colgar la tiza antes de tiempo son muy variadas. La primera y principal es que la legislación actual lo permite. «Treinta o cuarenta años enseñando es mucho tiempo, y si una persona ve que a los 60 ya puede conseguir la pensión máxima, se jubila», explica Xavier Izquierdo, responsable de los servicios jurídicos del Sindicat de Treballadors de l´Ensenyament del País Valencià (Stepv).

Izquierdo relata que el segundo trimestre del curso que finaliza este mes es el período en que más consultas sobre la jubilación voluntaria recibe su sindicato: «la gente está más cansada, pues es el trimestre más largo y el que más agota, cuando pasan Fallas y Pascua ya ves más cerca el final del curso».

La pensión máxima para 2015, tras el aumento de 0,25 euros, es de 35.852,32 euros anuales brutos. Catorce pagas de 2.560,88 euros que, tras las retenciones, se quedan en una pensión neta mensual que oscila entre 2.000 y 2.100 euros. Susana Mena, asesora jurídica del sindicato independiente de enseñanza ANPE detalla que un profesor o catedrático de Secundaria «con 32 años de servicio ya tendría dicha pensión máxima, mientras que en el cuerpo de maestros se necesitan 35 o más años para alcanzar el 100 %, que en este caso es de 31.684,55 euros anuales brutos divididos en 14 pagas de 2.263,18 euros, que se traducen en una mensualidad media neta de unos 1.800 euros».

Mena subraya que entre los docentes están esperando a cumplir los 60 para jubilarse «hay muchos que dicen que el alumnado ya no es lo que era y ya no pueden más».

Durante el despliegue de la Ley Orgánica de Educación (LOE) con el fin de rejuvenecer los claustros docentesse incentivaron las jubilaciones voluntarias con una gratificación que los profesores llamaban «la bufanda». La jubilación LOE permitía retirase a los 60 con 15 años de servicios a la Administración, aunque para cobrar el 100 % de la pensión se tenían que haber cotizado 30 años. La citada bufanda primaba a los funcionarios que tenían como mínimo 28 años de servicios que, según el tiempo cotizado, recibían entre 5.613,13 y 14.304,30 euros en el caso de los maestros y entre 6.736,80 y 17.002,10 los profesores.

Compartir el artículo

stats