La cúpula de la Asociación Valenciana de Empresarios se reunió ayer con la presidenta del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, para promover acciones conjuntas para impulsar el eje ferroviario de mercancías entre Sagunt-Zaragoza-Cantábrico. En el encuentro, al que asistieron el presidente de AVE, Vicente Boluda, el de Pro AVE, Federico Félix, y el gerente de la asociación de empresario, Diego Lorente, se acordó celebrar una cumbre en Teruel de Gobierno de Aragón y la Generalitat en defensa de esta infraestructura, aunque aún sin fecha.

Fuentes de AVE indicaron que el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, está informado de la iniciativa, que se producirá en paralelo al convenio que los dos ejecutivos autonómicos negocian desde hace meses con el Ministerio de Fomento para mejorar las condiciones de la conexión ferroviaria. Los empresarios valencianos reivindican desde hace años una mejor infraestructura entre Sagunt y Zaragoza para optimizar la circulación de mercancías.

La Generalitat ha presentado incluso una propuesta de inversión mínima de 40 millones para adecuar pendientes.

Una parte importante de estas mejoras deben ejecutarse en el tramo aragonés, de ahí que AVE se esté esforzando en implicar a su presidenta Rudi. La conexión ferroviaria fue uno de los temas tratados en el almuerzo que celebraron con ella en Valencia hace siete meses y volvió a surgir el pasado mes de febrero cuando el encuentro de los empresarios se produjo con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

En cualquier caso, de producirse en breve la firma del convenio con Fomento será difícil que las obras se ejecuten de inmediato, pues la financiación correría a cargo de los Presupuestos Generales del Estado y los de 2014 ya están cerrados. Es decir, sin modificaciones de crédito a costa de otros proyectos, la intervención de mejora de la línea no podría ejecutarse hasta el año que viene.

Tras el encuentro con Rudi, en el que también participó el consejero de Infraestructuras, Rafael Fernández, , la cúpula de AVE almorzó con empresarios aragones vinculados al Instituto de la Empresa Familiar. Alrededor de la mesa se sentaron Jorge Villarroya, de Industrias Químicas del Ebro: Alfonso Solans, de Grupo Pikolín; Ramón Alejandro Balet, de Saica; o Carlos Pascual, de Integra.