Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Corts

El Observatorio de las Señas de Identidad ya 'vigila' desde las Corts

El PP aprueba en solitario la ley que da a la RACV y a Lo Rat Penat poder para vetar subvenciones - La oposición no participa en la votación en protesta contra una norma que «divide» a los valencianos

El Observatorio de las Señas de Identidad ya 'vigila' desde las Corts

El Observatorio de las Señas de Identidad ya 'vigila' desde las Corts

Apenas habían transcurrido diez minutos desde la aprobación de la ley de Señas de Identidad del Pueblo Valenciano y el nuevo Observatorio para vigilar el respeto y pureza de los rasgos propios ya se enseñoreaba de las Corts. Representantes de varias de las entidades a las que el PP ha situado en este organismo —con poderes para instar la retirada de subvenciones a quienes no acaten la «individualidad» del valenciano—, entre ellas, la Real Academia de Cultura Valenciana (RACV) y Lo Rat Penat, siguieron el debate desde la tribuna de la Cámara y, posteriormente, fueron agasajados en el Jardín de las Corts por una representación del PP del máximo nivel, con el conseller de Gobernación, Luis Santamaría; el síndic del grupo, Jorge Bellver; y el diputado Fernando Giner. De este modo los populares escenificaron el respaldo a un Observatorio —del que se ha excluido a la propia Acadèmia de la Llengua de la Generalitat y al Consell de Cultura— diseñado para captar el voto regionalista de cara al 24M.

«Procatalanistas»

En el pleno, la ley fue aprobada con los únicos apoyos de los diputados del PP presentes (46) mientras la oposición —que anunció que la derogará tras los comicios— protestó contra una norma que a su juicio «divide» a los valencianos no participando en la votación. Tan solo apretó el botón del no un diputado de cada grupo de la oposición (3 en total) para así tener derecho al turno de explicación de voto, ya que no intervinieron en la fijación de posición para hacer el vacío y no debatir con el PP. Bellver insistió en que esta ley es «inclusiva» y no se hace «contra nada y contra nadie», aunque acabó soltando a la oposición: «Aprovechan su condición de valencianos para sentarse en estas Corts y luego ser incapaces de defender las señas de identidad; eso se llama traición». A su juicio, eso sólo se entiende por «el pancatalanismo o procatalanismo» de la oposición. También dijo que el PP «reconoce, con orgullo, la capacidad docente de la RACV y Lo Rat».

El socialista Rafael Rubio asestó que las señas de identidad del PP han sido «el paro, la corrupción y el despilfarro» y reivindicó que los socialistas llevan en su marca «el ADN de valencianos». Añadió que la ley es «innecesaria», porque «nadie ve que peligre la simbología» y recriminó al PP que cada vez que hay elecciones saque «a pasear el espantajo del catalanismo». Para Josep Mª Pañella (Compromís), el PP «patrocina la mediocridad» y con una «falta de respeto» a las señas hace un uso «partidista e interesada» de éstas para sacar «rédito electoral». Lluís Torró, de EU, acusó al PP de llevar adelante una «ignominia» de ley que es «un insulto a la AVL y a las instituciones académicas» y «un desprecio al valenciano».

La ley, que eleva a Lo Rat y la RACV a entes consultivos de la Generalitat en patrimonio cultural, reconoce como señas el valenciano, las Fallas, las procesiones, la gastronomía o los bous al carrer, declarados bien de interés cultural.

Compartir el artículo

stats