Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La investigación de anticorrupción y de la Guardia Civil

"Cuanto menos contemos a Alfonso, mejor, que Alfonso se calienta y lo suelta todo"

Las conversaciones aluden a conflictos en el PP sobre el reparto de comisiones y salpican a Gerardo Camps y Víctor Campos - Benavent y Caturla lamentaban la falta de discreción del barón

"Cuanto menos contemos a Alfonso, mejor, que Alfonso se calienta y lo suelta todo"

"Cuanto menos contemos a Alfonso, mejor, que Alfonso se calienta y lo suelta todo"

La investigación seguida por la Fiscalía Anticorrupción y la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil salpica también a otras personas que en su momento tuvieron importantes responsabilidades políticas, como es el caso del expresidente de la diputación de Castelló, Carlos Fabra, o los exvicepresidentes del Consell, Victor Campos o Gerardo Camps. Sus nombres aparecen en las grabaciones a las que han tenido acceso fuentes de la investigación consultadas por este diario. En concreto, hay registrada una conversación entre Máximo Caturla y Marcos Benavent en abril de 2006 donde ambos, según los investigadores, hablan de comisiones y adjudicaciones y de la que se deduce que existe un conflicto interno en el partido sobre cómo repartirse las comisiones. Es más, la Guardia Civil estima que los exvicepresidentes Camps y Campos podrían estar implicados en la trama.

Alfonso Rus, en aquel momento alcalde de Xàtiva y presidente del PP en la provincia de Valencia, es aludido en varias ocasiones por los interlocutores, quienes dejan claro que, en caso de conflicto, deben poner encima de la mesa su nombre: «Debes pasarles la información porque son consellers. Y si tienes alguna duda ´habla con Alfonso´, que me ha dicho tiene que ser así», aconseja uno al otro.

«Debes hablar con Gerardo. Victor es recaudador, recauda. Pero va a su puto culo. Pero recauda mucho para ´el tuerto´ y para él», se escucha en otro momento.

Benavent y Caturla acuerdan también dejar al margen de Rus en algunas cuestiones. Así, en la citada conversación del 14 de abril de 2006 hablan de obras y constructoras en los siguientes términos: «En cualquier caso le paso el expediente, cualquiera de las tres mejor posicionadas..Que Alfonso llame a Dragados y hable con el de Dragados. Hay que dársela a José Manuel, pero con José Manuel hay que hablar de pasta. Cualquiera de las dos nos puede interesar». Y añaden: «Cuanto menos contemos a Alfonso mejor, que Alfonso se calienta y lo suelta todo». Según se desprende de la conversación Benavent y Caturla tendrían miedo de que el barón fuera capaz de soltar delante del presidente que sus hombres «están consiguiendo pasta», siempre según las fuentes. Más adelante, dejan claro la hoja de ruta que van a seguir: «El planteamiento es este: la primera que va a salir es Dragados, luego vendrá otra y luego Mensa. Y ya está». Benavent espeta a Caturla: «Hablas con José y le dices: José, esta no va a poder ser, preséntate a otra y ya te lo arreglo yo, Alfonso llama al de Dragados». En 2006, Máximo Caturla era secretario autonómico de Educación y Alejandro Font de Mora era conseller. «No quiero que ni esté Alejandro, ni el otro, ni su puta madre puedan ir por ahí creyendo que nosotros somos recaudadores. Si podemos funcionar sin contar con nadie a tomar por culo», dice el audio según las fuentes de la investigación. También hablan de una futura reunión con Gerardo Camps para explicarle «como es todo»: «No le des muchos datos, ni cantidades, ni empresas. Para ellos da igual las empresas. Cualquiera de las cuatro», acuerdan los interlocutores.

«Vamos a una guerra de laterales por esta obra»

Las grabaciones evidencian luchas de poder y los tejemanejes de Marcos Benavent y Máximo Caturla para hacerse con el control de las comisiones. Se quejan de que el entonces presidente del PP de Castelló, Carlos Fabra, hacía «lo que le sale de la polla» y de la mala cara con la que los «puristas» miran «a los de las tuberías». Y es que, según las grabaciones, tenian que hacer «filigranas» para controlar las adjudicaciones. «A mi me empieza a llamar gente por otra parte. Yo quiero hablarlo con Alfonso por otra parte como toca para que sea para él», según la conversación del 14 de abril de 2006. Se lamentan también de Gerardo Camps que «quiere controlarlo todo». «El ya ha hablado con el presidente y con Victor. Y le dijo al presidente que estaba harto de Victor... Vamos a una guerra de laterales. Lo digo por esta obra», según el audio. Las maniobras de Benavent y Caturla resultan claras en otro pasaje en el que hablan de contactar con un arquitecto para un próximo «chanchullo».

Compartir el artículo

stats