Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Feria de la Pobla Llarga

Al rescate del podenco autóctono

Los aficionados reivindican el «xarnego» como el perro de caza más polivante ya que se utiliza también para el jabalí

Al rescate del podenco autóctono

Al rescate del podenco autóctono

«Lucero», un podenco de la raza autóctona conocida como «xarnegos» y propiedad de un criador de Llíria, se alzó ayer con el premio al mejor ejemplar de la exposición celebrada en la Pobla Llarga. Cazadores de diferentes puntos de España y más de 500 podencos en sus diferentes variedades -canarios, andaluces, ibicencos, portugueses y «xarnegos»- se dieron cita en esta segunda edición de una feria que tiene por objeto promocionar esta raza -los aficionados consideran al podenco el mejor perro de caza- y el «xarnego» en particular, comentó el presidente de Club Deportivo de Caza Podencs de la Pobla, José Antonio Miñana «El Cani». Se da la circunstancia de que el Ministerio de Agricultura reconoció hace un año el «xarnego» como una raza y los aficionados se encuentran en pleno proceso de rescatarla.

«Era una raza que había entrado en un peligro palpable por el mestizaje y el poco cuidado que habíamos tenido. Se había cruzado con podencos andaluces, ibicencos, con perros de ganado y corría un peligro de que, o actuábamos, o en poco tiempo estaría perdida para una recuperación viable», relató Josep Lluís Vicedo, presidente del Club d'Amics del Xarnego Valencià.

El trabajo realizado por este colectivo y por una escisión del mismo propició que el ministerio reconociera al podenco valenciano como una raza y los aficionados trabajan ahora para realizar lo que Vicedo denomina un «rescate de libro». «Según la normativa de la Federación de Cinología Internacional, para que una raza sea viable ha de llevar ocho líneas de sangre diferenciadas, mantenidas durante cuatro generaciones. No es algo menor poder concluirla con éxito porque existen perros con tres variedades de pelo -fino, duro y sedeño, conocidos estos últimos como «polseruts»-, lo que supone 24 líneas de sangre diferentes», indicó Vicedo, mientras señalaba que el trabajo se encuentra «entre la primera y la segunda generación, en función del tipo de pelo».

Los amantes del «xarnego» defienden que se trata de la raza más polivalente. «Da igual que vayas a caza mayor, a la perdiz que al diente», comentó José Miguel García «Espar», de Cheste, mientras que Jonathan Vidal, un aficionado de Vila-real, incidía en esta misma idea. «Nos gusta porque sirve para todos los terrenos, tanto para la liebre como para el conejo de monte duro, para las zarzas, para todo. Para la caza del conejo es muy bueno y como perro de compañía tiene tiene muy buen carácter y es un perro muy noble», destacó. Según expuso Vidal, el podenco «es el mejor perro de caza y, dentro del podenco, para mi, el 'xarnego'».

También Vicedo destacó que se trata de un perro «multifuncional para la caza» ya que, si bien su especialidad es el conejo, también sirve para la perdiz y para las realas. Con todo, la opinión de los aficionados no es unánime. «El Cani» señalaba que va «a gusto del cazador» y que, en su caso, se decanta por el podenco canario ya que es más resistente al calor. Néstor Soldado, un aficionado de Montroi, terció al señalar que «hay dos clases, buenos y malos» en función de la efectividad.

La feria arrancó con unas pruebas de caza y, tras las exhibiciones, tuvieron lugar los concursos. El jurado otorgó a «Lucero», de Cano Guerrero, el premio al mejor «xarnego» macho y al mejor perro de la exposición, mientras que «África», del criador de Vila-real Xarnegos JV logró el premio a la mejor hembra adulta y Lila, de Mar Cerveró, a la mejor hembra joven. El criador De la Sierra de Murcia acaparó los premios del concurso de podenco canario, si bien «El Cani» logró el premio al mejor cachorro hembra.

Compartir el artículo

stats