Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una causa clave: la «desigual financiación»

«Sin corregir en profundidad la desigual financiación autonómica», dice el estudio, las asimetrías continuarán

El macroestudio presentado ayer no sólo es una radiografía que delimita la enfermedad. También prescribe posibles recetas. El estudio de 248 páginas —dirigido por Francisco Pérez, catedrático de Análisis Económico de la Universitat de València y director de Investigación del IVIE, y realizado en colaboración con Vicent Cucarella y Laura Hernández, economistas del IVIE— advierte de que «tras las cifras tan desiguales de gasto en servicios públicos fundamentales observadas se encuentra en unos casos el nivel de renta per cápita de las regiones y en otros las diferencias de recursos financieros por habitante de los que disponen las comunidades autónomas». Y ahí se cita explícitamente a la Comunitat Valenciana. «Las que cuentan con más financiación, las forales, superan en más del 40-50 % a las peor financiadas como Andalucía, Comunitat Valenciana, Castilla-La Mancha y Murcia».

A juicio de los analistas, esa diversidad de ingresos resulta «decisiva» para explicar la distinta capacidad de gasto: las comunidades con mayores recursos gastan más y ofrecen mejores servicios públicos.

«Sin corregir en profundidad la desigual financiación autonómica, el gasto en servicios públicos fundamentales en España seguirá presentando asimetrías incompatibles con la equidad interterritorial y la igualdad de oportunidades», advierten los autores.

Distancias de hasta el 87 %

A nivel estatal, la distancia entre comunidades autónomas se acercan al 60 % en el gasto en servicios públicos fundamentales. Desde los 37 puntos porcentuales en Salud que separan a Asturias de Andalucía, a los 55 puntos en educación que saca el País Vasco a Madrid, o la diferencia del 87 % en el gasto que separa a Asturias de Canarias en protección social.

Compartir el artículo

stats