Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una impostora

Una pequeña Nicolás en Orihuela

Una mujer finge ser asesora de Sáenz de Santamaría y moviliza al obispo, 2 consellers y 3 alcaldes

La impostora, Rosa Ferreira.

La impostora, Rosa Ferreira.

Se presentó a todos como asesora de la vicepresidenta del Gobierno. Durante horas fingió tener línea directa con Soraya Sáenz de Santamaría, algo que le había permitido organizar un acto para recibirla en el colegio San José Obrero de Orihuela, donde se iba a inaugurar una pérgola de madera hecha por los alumnos. Sus mentiras lograron entretener a toda la comitiva que acudió a la recepción, incluido el obispo, el vicario, el vicepresidente del Consell, la consellera de Bienestar Social, alcaldes, profesores y alumnos. Tras casi cuatro horas de «show» e innumerables excusas para justificar el retraso de su llegada, anunció que no acudiría debido a que se encontraba «indispuesta». Ayer se supo que todo fue producto de su imaginación.

El gabinete de comunicación de Santamaría desmintió que hubiera una visita prevista. A ella no la conocen de nada. Todos los asistentes fueron víctimas de un engaño que ha consternado a la Asociación de Amigos de San José Obrero, que confió en una persona que ha jugado con la ilusión de un colectivo que trabaja para ayudar a jóvenes que conviven en un centro de menores. Ahora estudian denunciarla. Fue la Asociación de Amigos de San José Obrero de Orihuela la que el pasado fin de semana envió a los medios una convocatoria en la que se anunciaba la visita de la vicepresidenta. Responsables de este colectivo sin ánimo de lucro habían mantenido previamente reuniones con ella, que en las redes sociales figura con el nombre de Rosa Ferreira. Así, durante dos meses se organizó la visita de Soraya Sáenz de Santamaría a Orihuela. La supuesta asesora, envió incluso correos electrónicos con el sello oficial de Moncloa y de Vicepresidencia del Gobierno pidiendo al consistorio una escolta de la Policía Local para acompañar hasta el colegio al coche oficial de la vicepresidenta. Y todo el mundo cayó en su trampa.

El lunes, mientras agentes de la Policía Local esperan el coche de Santamaría, los invitados llegaban al colegio. Minutos antes de las 12 del mediodía, el vicepresidente del Consell, José Císcar; la titular de Bienestar Social y alcaldable del PP en Alicante, Asunción Sánchez Zaplana, el obispo de Orihuela-Alicante, Jesús Murgui, el alcalde de Orihuela, Monserrate Guillén, el director del colegio, Vicente Martínez, y profesores del centro, aguardaban en vano la llegada de la vicepresidenta.

Compartir el artículo

stats