El juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, ha citado a declarar, en calidad de imputados, al exalcalde de Gandia, Arturo Torró, y al diputado autonómico Víctor Soler, ambos del PP, por su relación en la trama Púnica, que investiga el desvío de fondos públicos a empresas.

Torró, que sigue siendo concejal en Gandia, contrató con las empresas Eico Management y Madiva Publicidad, participadas por Alejandro de Pedro, el conseguidor de la trama en la Comunitat Valenciana y uno de los cabecillas de la misma. Víctor Soler, que tomó posesión de su escaño en las Corts hace apenas unos días, en sustitución de Manuel Llombart, fue en la pasada legislatura concejal de Contratación.

Los dos declararon el pasado mes de junio en la Comandancia de la Guardia Civil de Valencia a raíz del registro que se produjo en el ayuntamiento para fotocopiar la documentación relacionada con estas dos empresas. Los agentes de la Guardia Civil también se llevaron contratos de la empresa Construcciones Gomuñoz, a la que, según conversaciones telefónicas interceptadas por la Guardia Civil, un hombre de confianza de Arturo Torró le pidió que pagara facturas a empresas de Alejandro de Pedro.

Tanto Torró como Soler han señalado que de momento no piensan dimitir porque la presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig, les ha dicho que el abandono de los cargos públicos se produce, según el código ético del PP, cuando existe apertura de juicio contra una persona.