Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jornadas

Los oncólogos apuestan por el propio sistema inmune para luchar contra el cáncer

El experto Díaz Rubio pide que los avances tecnológicos no deshumanicen el trato con los enfermos

Los oncólogos apuestan por el propio sistema inmune para luchar contra el cáncer

Los oncólogos apuestan por el propio sistema inmune para luchar contra el cáncer

La batalla contra el cáncer, al menos contra algunos tipos de la enfermedad, tendrá dentro de un plazo no muy lejano un nuevo y poderoso aliado: la inmunoterapia. Los nuevos avances al respecto de este tratamiento los expuso ayer el doctor Ignacio Durán, del hospital Virgen del Rocío de Sevilla ante los más de 400 profesionales que se dieron cita en el Desafío Oncológico, un espacio de debate y encuentro pedagógico que llega este año a su sexta edición.

Según Durán, no será más allá de 2 o 3 años cuando la aplicación de los fármacos de inmunoterapia pueda ser más o menos generalizada y «se sumen al arsenal terapéutico del que disponemos» en la batalla contra el cáncer. «La inmunoterapia ha llegado para quedarse y en algunos tipos de cáncer podrá reemplazar a la quimioterapia», aseguraba ayer Durán que, sin embargo, alertaba de que el descubrimiento -definido como el 'hallazgo del año' por las revistas Science o Nature el año pasado- no será la panacea.

«Es una esperanza más. No podemos dar un mensaje erróneo porque se crearían falsas expectativas. No es una cura contra el cáncer pero abre nuevas vías para afrontar una enfermedad tan compleja», añadía.

Los fundamentos de la inmunoterapia utilizan el punto fuerte de las células tumorales en su contra. «Nuestro sistema inmune reconoce los agentes extraños con los que se expresan las células con cáncer y, por lo tanto, las debería destruir pero esto no pasa en algunas ocasiones porque las células tumorales activan los frenos naturales que tiene nuestro sistema inmune», detalla Durán. Estos fármacos quieren ir por delante del bloqueo del tumor para permitir al sistema inmune actuar contra el desarrollo de las células malignas. «La inmunoterapia es el futuro y ya empieza a ser accesible para algunos pacientes a través de ensayos o por solicitudes» concretas en España aunque, por ahora, solo han sido autorizados en Estados Unidos para el tratamiento de afecciones renales, de pulmón o melanomas.

Concretar el paciente tipo

Los fármacos serían una alternativa menos tóxica a los vigentes tratamientos de radio y quimioterapia aunque, no en todas las ocasiones podrían ser de aplicación. «No beneficia a todos los pacientes y este es uno de los grandes retos: cómo seleccionamos a los pacientes para aplicar este tratamiento», reconoce Durán. La respuesta, como el porcentaje en el que estamos determinados a padecer ciertos tipos de cánceres, está en nuestro perfil genético.

Aunque en Estados Unidos algunos de estos fármacos ya están autorizados, en España aún habrá que esperar a la autorización europea y, posteriormente, a la nacional. Pese a ello, en opinión de Durán, todo los grandes centros oncológicos españoles «se han sumado a la investigación y ya tenemos visibilidad en ello. Si vamos a publicaciones al respecto ya vemos nombres españoles. Estamos ahí».

La presentación de Durán se incluyó en la primera mesa de debate de las cuatro que durante las dos jornadas que dura el Desafío abordarán los cuatro tipos de cáncer con más incidencia entre la población: los urogenitales, de mama, digestivo y de pulmón.

El cáncer ya es la primera causa de muerte en España en ciertos grupos de edad y la primera en EE UU. Durán lo tiene claro: «la proyección es que va a haber más cáncer. La edad es el factor principal de presencia de la enfermedad», reflexionaba el especialista recordando que en las últimas décadas las edades de esperanza de vida no han hecho sino crecer.

«En Estados Unidos ya hicieron esta reflexión en los años 50 y 60 y se dieron cuenta de que, en el futuro, nos íbamos a morir de cáncer, no de infecciones como a principios de siglo XX, ni de enfermedades cardiovasculares y decidieron invertir en ello. Nos llevan 50 años de ventaja aunque estamos a tiempo», concluyó Durán que quiso lanzar un mensaje para recordar que, al menos un 30 % de los cánceres son evitables. «Esto es un problema de salud de primer nivel y hay que dotarlo de recursos en investigación, prevención y tratamiento».

Compartir el artículo

stats