Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

El jefe de las brigadas de la diputación avalaba que repostaran en la gasolinera de su hermano

El exalcalde de Navarrés, Salvador Ros, firmó las facturas de gasóleo de Hermanos Ros, la estación de servicio que montó con su familia - Hizo el informe de «necesidad e idoneidad» de ese proveedor Alega que los brigadistas cargan combustible allí desde que abrieron

Navarrés no alcanza siquiera los 3.200 habitantes pero ha sido un municipio de referencia para la diputación en los ocho años en los que Alfonso Rus ha presidido la institución provincial. Quien fue alcalde de este municipio de La Canal durante 16 años, (1991-2007), Salvador Ros, fue elegido por Rus para ocupar el cargo de coordinador de las brigadas forestales, un área a la que están adscritos 560 trabajadores, tres de cada cuatro empleados de Impulso Económico y Local (Imelsa), la empresa señera de la diputación cuyo exgerente Marcos Benavent urdió presuntamente una trama empresarial para saquearla. Cada una de las 56 brigadas (en dos turno de cinco efectivos) dispone de un vehículo todoterreno. Entre las gasolineras en las que repostan figura la estación de servicio Hermanos Ros S. L., de Navarrés y actualmente propiedad de José Ros, hermano del aún coordinador de brigadas.

El propio Salvador Ros, exsocio de la empresa, es quien ha estado firmando las facturas emitidas por Hermanos Ros y quien ha certificado que los precios se ajustan a mercado. Entre 2008 y 2014, esa estación de servicio ha facturado un total de 59.231 euros a la diputación, según consta en documentación oficial que obra en la investigación de la macrocausa judicial del caso Rus, en la que la firma Imelsa constituye una de las siete piezas. La mayor facturación se produjo el año pasado, cuando los repostajes de los coches de las brigadas en la gasolinera de Navarrés costaron 13.480 euros a Imelsa. El año 2011, cuando Ros sustituyó a Antonio Perales al frente de las brigadas, se produjo el segundo cargo más cuantioso. En ese ejercicio se pasaron al cobro facturas por 11.346 euros.

Informe a favor de la gasolinera

En la información judicializada consta la redacción por parte de Salvador Ros de un «informe de necesidad e idoneidad del contrato del suministro». En el mismo se señala «la necesidad que tienen las brigadas forestales de Imelsa de mantener la operatividad del servicio mediante el repostaje de combustible» en la «Estación de servicio Hermanos Ros S. L.». Así pues, en ese documento, de 24 de octubre de 2014, no solamente se apunta la conveniencia de contratar el suministro, lo que daría lugar a abrir un procedimiento de contratación, sino que además se señala ya el nombre del beneficiario, según las citadas fuentes de la investigación. El exgerente de Imelsa Marcos Benavent es quien autorizó todos los pagos a la empresa de la gasolinera.

La sociedad mercantil que gestiona la citada gasolinera nació el 30 de enero de 1980. Los hermanos Ros y sus padres fueron los socios constituyentes, según ha podido comprobar este diario en el Registro Mercantil. José Ros Lorente es administrador único desde 1997 y socio único desde el año 2009 hasta la actualidad.

Salvador Ros explicó ayer a este diario que hará «unos diez años» vendió su parte accionarial a su hermano y que en la actualidad no tiene «nada que ver con la gasolinera». «Mía no es», sentenció.

El responsable de las brigadas argumentó que los «coches de la diputación» cargan combustible desde que abrieron. También los bomberos y la Guardia Civil, apuntó. Preguntado por el informe que rubricó a favor de la estación de servicio familiar, Salvador Ros explicó que le habían dicho que informara de «si seguían repostando allí». Se lo pidieron, dijo, de esa y de todas las demás. ¿Entonces van a Hermanos Ros porque no hay otra? «A mí me da igual que vayan a esta o a la Quesa o Bicorp», fue su respuesta.

Ante la reflexión de si resulta adecuado y estético que el propio responsable de las brigadas firme las facturas y avale a la empresa de un hermano como proveedora, Ros concluyó: «Nunca he obligado a ningún coche a repostar en Navarrés ni en ningún sitio»..

Compartir el artículo

stats