Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cumbre del Clima

Los expertos proponen usar el fuego para acabar con los grandes incendios

La aparición de climas más cálidos alarga la época de mayor riesgo y favorece la intensidad del fuego

Los expertos proponen usar el fuego para acabar con los grandes incendios

Los expertos proponen usar el fuego para acabar con los grandes incendios

El fuego debe de volver a ser un «factor natural» de los ecosistemas terrestres y su contribución puede ser decisiva para evitar los grandes incendios que favorecen la degradación y pérdida de suelo y que están detrás de algunos fenómenos de desertización.

Así lo entienden decenas de científicos, especializados en ecosistemas mediterráneos, que forman parte de «Fuegored».

En este grupo de investigadores destaca el trabajo de los valencianos Jorge Mataix-Solera, de la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH) y Artemi Cerdà, catedrático de Geografía en la Universitat de Valencia, para quien la degradación de los suelos provocada por malas prácticas agrícolas y por la recurrencia de los incendios forestales «es el gran problema medioambiental de nuestros días». «El suelo „añade Cerdá„es frágil y fundamental para la supervivencia humana».

Este grupo de científicos reivindica la recuperación del fuego como un instrumento para el manejo y gestión de los espacios forestales. «La humanidad, desde su etapa como cazador-recolector usó el fuego como herramienta de gestión ambiental. Ahora lo hemos convertido en nuestro enemigo y obviamente estamos fracasando en su control y manejo», asegura Artemi Cerdá.

Las estadísticas muestran que los incendios han sido recurrentes en los últimos 50 años debido a las condiciones ambientales y socioeconómicas de España. «Lejos de remitir, y a pesar de la bonanza que parecemos vivir desde 1994, en el futuro los incendios forestales serán más intensos debido al éxodo rural, el abandono del campo, y también a causa del cambio climático», explica.

Un clima más cálido, con mayores periodos de sequía «alargará la estación natural de incendios y a que estos sean más intensos», añaden los investigadores.

«Goteo incesante de fallecidos»

Añaden que las miles de hectáreas quemadas, el «goteo incesante de fallecidos» y las ingentes sumas de dinero gastadas en las tareas de extinción deberían abrir un proceso de reflexión sobre la planificación forestal en la que el uso del fuego debería ser una herramienta.

Los investigadores sostienen que el fuego controlado puede evitar la creación de grandes superficies sin ninguna discontinuidad sobre las que el fuego corre sin control y a las que se ha añadido en los últimos años un nuevo factor de riesgo con la proximidad de las zonas urbanas y las forestales.

Artemi Cerdá subraya la paradoja de que incluso, el «excelente» trabajo de extinción y de eliminación de cualquier incendio «puede desembocar en incendios de dimensiones nunca vistas al presentar los espacios forestales una gran conectividad, escasas labores de prevención y un aumento de la biomasa inusitado respecto a los últimos siglos», concluye.

Compartir el artículo

stats