Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Ricardo García Macho: "El fraude ha sido tolerado y hemos de lograr que el sobre y el 'sin IVA' estén mal vistos"

«Tenemos plena independencia funcional, pero dependemos de la Conselleria de Transparencia desde el punto de vista presupuestario, material y de funcionamiento. Y ahí se pueden ejercer medidas de presión»

Ricardo García Macho: "El fraude ha sido tolerado y hemos de lograr que el sobre y el 'sin IVA' estén mal vistos"

Ricardo García Macho: "El fraude ha sido tolerado y hemos de lograr que el sobre y el 'sin IVA' estén mal vistos"

¿Que las Corts elijan a su vigilante no es como si los presos escogieran a su guarda? ¿No parece un vicio de origen?

No, todo lo contrario. Las Corts representan la voluntad del pueblo. Y que hayamos sido elegidos por las Corts nos concede una legitimidad que no tiene, en el ámbito estatal, el presidente del Consejo de Transparencia, que es propuesto por el Ministerio de Hacienda. Esto es un rasgo positivo de la ley. Significa que hay una voluntad política en materia de transparencia, acceso a la información y buen gobierno.

Usted ha teorizado sobre transparencia. ¿Pero ha tropezado con la corrupción? ¿La conoce de cerca?

Más que con la práctica corrupta, he tropezado con corruptelas. Y he visto y sufrido actuaciones oscuras contra mí, concretamente en la Universidad de Salamanca, porque sencillamente me dedicaba a trabajar. Las corruptelas forman parte de la vida pública.

¿Y qué deber tienen los ciudadanos ante esas corruptelas?

Intentar denunciarlas, pero no siempre es fácil porque pueden sufrir represalias. Por eso deben ser protegidas las personas que denuncien la corrupción. Tienen que ser apoyadas por la Administración.

¿Cómo?

A base de mantenerles la confidencialidad o trasladarlos a otro organismo. Se vio en el caso Blasco: los funcionarios que fueron ante los tribunales sufrieron presiones.

En el ámbito privado cuesta más.

Es mucho más difícil, pero también requiere de transparencia porque afecta a los intereses generales.

¿Qué le parece que el PP no esté representado en el Consell de Transparència? Ellos lo tachan de «bolivariano».

Hay unas elecciones próximas y el PP busca rentabilizar esa situación. Yo pienso que el PP debe estar representado en la comisión ejecutiva del Consell de Transparència. Se puede modificar la ley y que entre. Antes o después tendrá que estar. Además: es preferible que haya cinco miembros que cuatro. Así no se bloquean las decisiones.

¿Usted aboga por cambiar la Ley de Transparencia?

Es mejorable, sin duda. Fue hecha con bastante premura y con ciertos motivos electoralistas. Dicho eso, es positivo que tengamos una ley de transparencia en las instituciones de la Generalitat. Pero hay que modificar cosas.

¿Como cuáles?

Que el derecho de acceso a la información sea considerado un derecho fundamental. Eso sería una cuestión importante. Pero hay más. Por ejemplo, respecto al funcionamiento del Consell de Transparència. Tenemos plena independencia funcional, pero desde el punto de vista económico y de funcionamiento material tenemos una dependencia de la Conselleria de Transparencia. Ahí dependes de la buena voluntad.

Y pueden cerrarte el grifo y acallarte en cualquier momento.

Hasta ahí no creo que pudiera llegar, pero sí se podrían ejercer medidas de presión. Por eso, desde el punto de vista presupuestario, material y de funcionamiento, es importante que el Consell de Transparència tenga una mayor independencia en esas cuestiones.

Agencia Antifraude, Fiscalía Anticorrupción, Tribunal de Cuentas, Sindicatura de Comptes, Consell de la Transparència. ¿Si hay tantos es porque ninguno cumple con su objetivo?

Hay una proliferación de instituciones de este tipo, eso es cierto. No sé si no cumplen con su fin, pero quizá convendría una refundición para suprimir a medio plazo alguna de esas instituciones. Las que se vea que puedan ser asimiladas por otras. Porque los presupuestos son limitados y la burocracia, cara.

¿La Sindicatura de Comptes?

No, no pienso concretamente en ninguna institución. Este tipo de instituciones han proliferado como consecuencia esencialmente de la corrupción existente en España. Los ciudadanos están más vigilantes en relación con lo que ocurre en el funcionamiento de las instituciones públicas. Y eso es necesario para mejorar la calidad democrática de nuestro país, que es bastante baja. En un futuro, si se consigue crear una sociedad civil mucho más fuerte, vigilante y crítica, se hará evidente la necesidad de suprimir alguna de estas instituciones.

Habla de la sociedad. ¿Con tanta economía sumergida, con el «te lo hago con IVA o sin IVA», existe una sociedad que realmente se crea esta filosofía?

Eso nos lleva a un tema bastante profundo.

Adelante.

En nuestro país, durante mucho tiempo, el defraudar a Hacienda ha estado bien visto. Incluso, seamos claros, de una manera o de otra, si no ha sido incentivado, sí ha sido tolerado. Este responde a una concepción muy deficiente del sistema democrático. Los burgueses, ya en el siglo XIX y en medio de una monarquía constitucional en la que el rey reinaba y gobernaba, llevaban un control lo más exhaustivo posible en lo económico. Recordemos el lema No taxation without representation («No hay tributación sin representación»). La corrupción existente y la manera de hacer política debe ser modificada. De hecho, la llegada de partidos nuevos (Podemos, Ciudadanos, Compromís) está modificando la manera de hacer política. Y ha de llegar el momento en que aquel que defraude, como ocurre en otros países, incluso socialmente esté mal visto.

¿Eso ocurre en España?

No, eso no ocurre en España. Cuando sí esté mal visto quizá se creen otros hábitos en la sociedad española. Y tal vez no habrá un operario que te pregunte «cómo quiere la factura: con IVA o sin IVA». Porque lo aceptado socialmente será que se haga con IVA. Pero eso lleva tiempo. Y tienen que modificarse muchas cosas en nuestro funcionamiento democrático.

¿Y el día en que ningún operario pregunte «con IVA o sin IVA?

Querrá decir que nuestra democracia funciona mejor.

¿Y no harán falta órganos de transparencia?

Los órganos de transparencia siempre serán necesarios. Porque los humanos somos imperfectos. No olvide a Hobbes: «El hombres es un lobo para el hombre». Siempre tendrán que haber vigilantes.

Aquí los lobos han ido en grandes manadas?

Sí, evidentemente. Está claro.

¿La contratación pública qué vicios arrastra?

Antes, desde las primeras leyes de contratos, aquellos contratistas con capacidad de trabar relaciones privilegiadas con las Administraciones obtenían los contratos. Eso está cambiando. Pero sigue habiendo trampas. La contratación directa, la contratación negociada en la que realmente se ponen testaferros? Todavía hay un camino que recorrer, pero se está en la buena dirección.

¿Y no se abusa en el «desnudo» de los políticos: bienes, títulos??

Es importante que se conozca el patrimonio de los representantes públicos cuando acceden y cuando dejan los cargos. Es un signo de que han servido a los intereses generales y que no se han servido de las instituciones para enriquecerse ellos, como ha ocurrido en algunos casos.

Pero cualquiera sabe que un sobre no se ingresa en el banco?

Tiene razón. Pero hay que luchar para evitar que nadie esté dispuesto a ofrecer un sobre a un político. Y en caso de que lo haga, que haya medios para descubrirlo.

El estadio ideal sería que nadie estuviera dispuesto a dar un sobre por vergüenza social.

¡Eso es imposible en la práctica! Siempre habrá alguien dispuesto a dar un sobre. La cuestión es que para que un sobre cambie de manos, tiene que haber una persona dispuesta a aceptarlo. Hay que intentar que esa persona no lo acepte y lo denuncie. O, en caso contrario, que haya mecanismos que permitan su descubrimiento. Pero eso no es fácil.

Compartir el artículo

stats