Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Una bajada de ratios escolares que sabe a poco

La reducción paulatina del tope de alumnos por aula decepciona a una comunidad educativa que pide de 15 a 20 niños por clase en Infantil y primer ciclo de Primaria

«En campaña electoral todo el mundo estaba de acuerdo en una bajada generalizada de las ratios de alumnos por aula, y ahora que gobiernan no están haciendo lo que prometieron, lo cual ha sentado muy mal». Así resume el portavoz del Sindicat de Treballadors de l'Ensenyament (Stepv), Marc Candela, el «descontento y, en parte, decepción», del sindicato mayoritario en la enseñanza pública ante la reducción progresiva del tope de niños por clase que ha ordenado la conselleria para el próximo curso 2016-17.

Las ratios, desde que el Gobierno de Rajoy permitió hincharlas en 2012 un 20 % en todas las etapas desde Infantil hasta Bachillerato y FP para ahorrar en la contratación de docentes, han sido la punta de lanza de las movilizaciones contra los recortes.

La Generalitat del PP aplicó a rajatabla el Real Decreto-ley 14/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo, y en el curso 2012-13 incrementó de golpe en todas las Enseñanzas de Régimen General. Así, se pasó de un máximo de 25 a 30 niños en Infantil y Primaria, de 30 a 36 en ESO y FP, y de 35 a 42 en Bachillerato.

Fracaso escolar y cierre de aulas

Un incremento que tanto PSPV como Compromís, entonces en la oposición, así como las Ampa y los sindicatos docentes vincularon con el fracaso escolar y el cierre de aulas en la pública por el trasvase de alumnado a la concertada.

El Gobierno, a finales de agosto, permitió volver a las ratios anteriores al decreto de recortes ya para este curso 2015-16, algo que era imposible de ejecutar a pocos días de empezar las clases. Ya de cara al próximo curso, la orden de la conselleria dirigida por el tándem Compromís-PSPV es aplicar una vuelta progresiva de las ratios a los niveles anteriores a 2012 en los primeros cursos de cada etapa „Infantil 3 años, 1º de ESO, 1º de Bachillerato, y primero de los ciclos de FP „ salvo Primaria, que se considera una continuación de Infantil.

Nueve años en revertir recortes

Con esta reducción paulatina se tardará 9 años, hasta el curso 2024-25, en revertir los recortes en toda la etapa de Infantil y Primaria. Educación cifra en 12 millones de euros la inversión que va a hacer en los presupuestos de 2016 para contratar al millar de docentes que precisa para empezar a bajar las ratios.

Desde la Federació de Treballadors de l'Ensenyament (FETE) de la UGT, Javier Zurita, establece en 6.000 los profesores que harían falta para volver en un sólo curso a la situación previa a los recortes.

El conseller de Educación, Vicent Marzà, en una entrevista publicada por Levante-EMV el domingo 7 de febrero, afirmó que ha bajado las ratios «al máximo posible». Un descenso que admite que no es tanto como le gustaría por falta de recursos y cuestiones organizativas. «Sufrimos una infrafinanciación que nos ahoga cada día y, además, el Estado no nos deja pagar más nóminas», afirmó.

El segundo obstáculo al que hace referencia Marzà lo explica el presidente de la Associació de Directors d'Infantil i Primària (Advip), Vicent Ripoll: «técnicamente es inviable bajar de golpe la ratio en todos los cursos, pues la mayoría de centros carecen de espacios para desdoblar aulas y no se puede echar del colegio a un niño ya matriculado».

No se cubrirán bajas

No obstante, conselleria se ha comprometido a no permitir que se cubran las bajas en aquellas aulas en las que se superen las ratios máximas previas a los recortes. Es decir, destacan desde el departamento de Marzà, «si en un grupo de ESO con 36 estudiantes se dan de baja alumnos a lo largo del próximo curso no se cubrirán dichas plazas hasta que se llegue a una ratio de 30».

Sin embargo esto no es suficiente para los que han estado en la primera línea de la lucha contra los recortes „«25 alumnos por clase en Infantil y Primaria, y 30 en ESO siguen siendo muchos», lamenta Candela „, que piden ir más allá en la reducción. Tanto el Stepv como la FETE reivindican al menos una ratio máxima de entre 15 y 20 alumnos en Infantil (3-5 años) y en el primer ciclo de Primaria (1º y 2º). La principal federación provincial de Ampa de la escuela pública, FAPA-València, también reclama un tope de 20 niños por aula en Infantil.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats