Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad

El juez investiga si se presionó a otros médicos para rechazar una plaza en La Fe

El magistrado llama como testigos a dos de los especialistas de la bolsa que renunciaron a una vacante de Traumatología - Un médico denunció coacciones después de aceptar el puesto y que éste fuera anulado

El juez investiga si se presionó a otros médicos para rechazar una plaza en La Fe

El juez ha llamado a declarar a dos de los traumatólogos que rechazaron a mediados de año cubrir una plaza a través de la bolsa de empleo en el servicio de Traumatología del hospital La Fe. El magistrado quiere comprobar si recibieron algún tipo de presión para renunciar al puesto en el marco de la investigación abierta por la denuncia presentada por el especialista que estaba en el puesto número 14 de la bolsa, Jerónimo Villamón, y que no pudo acceder al puesto, ya que éste fue retirado por el hospital justo el día después de que él aceptara incorporarse pese a las «recomendaciones» de que no lo hiciera.

Villamón decidió querellarse contra el jefe del Servicio de Traumatología de La Fe por presuntas coacciones y prevaricación administrativa después de que la plaza se retirara al día siguiente de aceptarla con la única explicación aportada por el responsable de que tenía «la necesidad de organizarlo a su manera». Las posteriores reuniones con los responsables del centro hospitalario y de la Conselleria de Sanidad para intentar aclarar lo sucedido no fructificaron y Villamón decidió acudir a los tribunales.

Ahora, y tras la admisión a trámite de la querella, la primera diligencia iniciada por el juez ha sido llamar a declarar en calidad de testigos a dos de los traumatológos que le precedían en la lista y que también dijeron no a la plaza. Los especialistas, tras prestar declaración ante el juez, tendrán la posibilidad -según explicaron fuentes judiciales- de personarse en la causa abierta contra el jefe de servicio si consideran que, como defiende el querellante, se les presionó para tomar esa decisión.

Villamón hizo público su caso tras salir a la luz las grabaciones realizadas por una anestesista en las que se recogían las presuntas coacciones recibidas por una responsable del servicio del Clínico para que no aceptara la plaza para la que había sido llamada a través de la bolsa.

Igualmente Villamón ha aportado a la causa sus propias grabaciones de dos de las conversaciones que mantuvo con el jefe del servicio. En ellas se escucha al ahora investigado asegurar que él tenía pensado sacar a una persona de su servicio y trasladarla a la unidad de Raquis pero la entrada de Villamón por bolsa «me crea un problema importante. Yo ya tenía claro que sacaba a (?) de Trauma para llevármelo a Raquis, y ahora se me desmonta todo. Está claro que tú estás entrando por bolsa. Pero también es cierto que lo de la bolsa, organizándolo de manera que se solicite un perfil, tampoco es una legalidad al 100 %. Por eso yo también puedo organizar el servicio a mi manera».

Precisamente ambos casos están en el juzgado actualmente pero por diferentes vías. Villamón optó por presentar una denuncia directamente, mientras que las presuntas coacciones del Clínico están siendo investigadas después de que la junta de personal del hospital llevara las grabaciones ante la Fiscalía.

El Colegio de Médicos de Valencia también decidió abrir su propia investigación -al igual que la Conselleria de Sanidad- tras saltar el escándalo de las grabaciones que recogían las presuntas coacciones.

Compartir el artículo

stats