Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vuelve el rojo, muere el azul

Guerra de colores en la Generalitat

El bipartito se deshace del azul que evoca al PP y el Palau ha recuperado el rojo del logo

Guerra de colores en la Generalitat

Guerra de colores en la Generalitat

El cambio de aires en la Generalitat después de dos décadas de gobiernos del PP no sólo ha traído consigo un cambio de caras y de políticas. Los colores son también distintos en una institución gobernada por un bipartito (PSPV y Compromís) y donde es importante actuar sin molestarse mutuamente. En esta política de equilibrios, los detalles son importantes y en el mundo de los matices, el color importa. De ahí que a lo largo del último año y medio se hayan tomado decisiones que tienen que ver con la imagen corporativa de la Generalitat y sus instituciones. Han sido decisiones domésticas, sin trascendencia aparente, pero con lectura política. Uno de los eslóganes podría ser «Vuelve rojo, muere el azul». Y es que el azul ha ido desapareciendo de forma paulatina de la institución después de que la introdujera el Consell de Alberto Fabra en un intento de marcar distancia simbólica con la contaminada etapa de Francisco Camps.

Con Fabra de presidente y José Císcar de vicepresidente, el equipo de Comunicación dio un lavado de cara a la sala de prensa del Palau de Fuentehermosa donde desde hace años se celebran las ruedas de prensa del Consell. La sala, la imagen que se colaba en los informativos de RTVV (antes de su cierre) o en las fotografías de prensa, fue pintada de azul, el mejor color, dicen los expertos, para un fondo de pantalla, pero también el color de la gaviota popular. Se aprovechó la ocasión para sustituir el logo institucional de la Generalitat (basado en el emblema) que hacía de fondo con el diseño nuevo que incluía una silueta del Palau y el dominio gva.es. Esta marca comenzó a introducirse en traseras de actos institucionales y en acreditaciones de prensa.

Con el cambio en la portavocía, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, pidió renovar una imagen demasiado vinculada al PP. La sala de prensa se pintó de blanco y se recuperó el logo institucional en su versión gris. La sobriedad volvió a la sala.

El rojo se evitó entonces. Quizás no era el color que más sintonizaba con una portavoz que es el rostro más conocido de Compromís cuyo color de marca es el naranja. Casualidad o no este color, junto el morado (imagen de Podemos), es usado con cierta frecuencia por la vicepresidenta.

No obstante, el rojo (unido al imaginario colectivo con el puño y la rosa de los socialistas) empieza a ganar terreno en el Consell. Aunque parece que se trata de una reconquista silenciosa. Antes de que Fabra ejecutara el cambio, tanto Camps como Eduardo Zaplana habían asumido el logo de la Generalitat, que se utilizaba, por ejemplo, en los impresos y acreditaciones. Ahora, el rojo ha vuelto a estos documentos sobre todo en aquellos ámbitos donde Presidencia, en manos del PSPV, ha podido meter cuchara. Las acreditaciones de prensa vuelven al ser color carmelita, el nuevo Diario Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV) ha recuperado el color en la versión PDF y la web de la Generalitat utiliza el rojo como color preferente.

El rojo que llegó hace 32 años con Lerma

El logo institucional forma parte del manual de identidad corporativa creado en 1985 por Nebot, Lavernia y Bascuñán con el Gobierno socialista de Joan Lerma. Desde entonces esta versión del escudo de la Generalitat, el símbolo más antiguo del Reino de Valencia, ha permanecido invariable. Hubo un intento de renovación de la imagen corporativa bajo el mandato de Camps. En 2005 se publicaron las bases de un concurso, pero el proceso generó revuelo por los recelos en el sector del diseño gráfico que temía que el concurso estuviera dado de antemano. La iniciativa se frenó.

El regreso del PSPV a la institución (cabe recordar que el hoy presidente de la Generalitat, Ximo Puig, fue jefe de Gabinete de Lerma) le ha vuelto a dar un papel protagonista y el color ha retornado incluso al Diario Oficial de la Generalitat.

Ahora bien, no hay barra libre para su uso cuando se trata de traseras o documentos. De hecho, en algunas ocasiones el uso de un color u otro ha generado discrepancias para evitar que alguien patrimonialice la iniciativa. Con el rojo-PSPV, naranja-Compromís, morado-Podemos, azul-PP, verde-Els Verds; la solución ha sido en alguna ocasión adoptar el azul turquesa para los folletos.

Compartir el artículo

stats