Como uno de los múltiples atractivos turísticos medioambientales de Segorbe, enclavada en pleno parque natural como es la Serra Calderona, se encuentra la milenaria olivera Morruda. Imponente y majestuosa, la Morruda, junto con el madroño centenario del Mas de Ferrer, serán los puntos de interés más importantes de la ruta proyectada.

Como lugar de partida, desde Valencia y Castelló circularemos en coche por la A-23, en dirección a Teruel, y tomaremos la salida de Segorbe-Geldo. Al salir, iremos dirección Geldo y, al llegar a la rotonda de entrada a la población, tomaremos la salida señalizada de camino de Cabrera/Vías Verdes. Si decidimos hacerla caminando o con bicicleta, dejaremos nuestro vehículo para comenzar el recorrido.

La ruta propuesta discurre por a lo largo de más de 18 kilómetros (unos nueve de ida y otros tantos de vuelta) si nos acercamos hasta el madroño centenario y la Masía Ferrer o bien 16 si únicamente llegamos hasta la olivera Morruda. De forma lineal, el trazado está asfaltado prácticamente en su totalidad, lo que permite que podamos disfrutar del recorrido caminando, en bicicleta, en coche o también a caballo. Una opción posible atendiendo a las ofertas de rutas a caballo que ofrece el Centro ecuestre Las Jacarandas, ubicado en la misma partida de Cabrera.

Nuestro recorrido empezará atravesando un pequeño puente que por encima pasa la vía del ferrocarril que nos adentrará al camino de Cabrera. Entre campos de almendros en flor y el cultivo por excelencia de la tierra, el olivo, caminaremos siguiendo la señalización que encontraremos nada más partir hacia las Masías Segorbinas. Caminaremos en todo momento por el trazado principal, asfaltado, sin salirnos en ninguna ocasión, hasta llegar a nuestro destino.

Como puntos de interés pasaremos bajo la vía verde de Ojos Negros llegaremos hasta un cruce con cuatro caminos perfectamente indicado para continuar nuestro trayecto hasta llegar a uno de los dos humedales incluidos en el catálogo de zonas húmedas de la Comunitat como espacio natural protegidos que visitaremos: la laguna de la Rosa.

La misma se encuentra a la derecha, en alrededor de 4 kilómetros y medio desde nuestra salida de la rotonda. Tras disfrutar del humedal seguiremos por la vía principal hasta llegar 1,4 km después hasta la Laguna del Portillo, a mano izquierda. Un enclave único en el que poder hacer un alto en el camino en el área recreativa adecuada en los últimos años que permite disfrutar de vistas y naturaleza en plena Serra Calderona. Ambas lagunas tienen su origen en la excavación de tierra para extraer arcilla.

Tras reponer fuerzas, llegaremos de nuevo a un cruce de cuatro caminos donde continuaremos siempre por el camino asfaltado siguiendo las indicaciones hacia la Masía Ferrer. Disfrutando del cultivo por excelencia segorbino, entre campos de olivos, almendros y explanadas de pino mediterráneo llegaremos a la milenaria olivera Morruda.

Más de 1.150 años

Ubicada en la partida de Ferrer, a 350 metros sobre el nivel del mar, esta olivera con una edad de más de 1.150 años cuenta con un diámetro a la altura de 1,30 m de 6,45 metros. Su altura es de 5 metros y su radio máximo de copa es de 6,40 metros. Es una propiedad pública que la Asociación Cultural la Aldaba se encarga de mantener. En 2008, fue premiada como mejor olivo monumental de España por AEMO.

Si deseamos visitar el segundo árbol monumental, el madroño centenario, continuaremos caminando unos 600 metros hasta la Masía Ferrer. Para ello llegaremos al final del camino asfaltado y en la bifurcación, cogeremos el camino de la derecha hacia abajo, ignorando el cartel hacia la Masía Tristán. Una vez en la masía Ferrer, que veremos al fondo a la derecha, rodeada de cultivos de hortaliza y frutales, caminaremos unos dos o tres minutos hasta visualizar, en el margen del barranco de Agua Amarga, el majestuoso madroño centenario.

En su caso, se trata de un ejemplar de tres brazos con un diámetro a 1,50 metros de 1,37 metros. Su altura es de seis metros, con un radio máximo de copa de 7,50 metros. Una vez visitado, retornaremos hasta la Morruda para realizar el regreso por el mismo lugar que hemos llegado.