Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«En Ucrania daban a mi hija de dos años por un caso perdido y huimos»

«En Ucrania daban a mi hija de dos años por un caso perdido y huimos»

«En Ucrania daban a mi hija de dos años por un caso perdido y huimos»

Karyna no para quieta. Alegre y dicharachera, a sus 5 años despierta las sonrisas de todo aquel que pase por su lado. Dentro y fuera del CAR. Llegó con su madre Angelika Dorensaka y con su hermana Anastasia hace 7 meses. Hace tres, su padre Borys se unió a la familia en València. No quieren saber nada de su vida en Ucrania. «Allí no me queda nadie», dice Angélika, y sus ojos se empañan. Se agolpan los recuerdos y se emociona. «Tuvimos que salir de allí porque el ambiente de guerra era insoportable. Inseguridad y miedo», relata. Sin embargo, la enfermedad no diagnosticada de la pequeña fue lo que le hizo dar el paso definitivo. «Mi hija nació perfecta y al año y medio empezó a tener problemas. En tres meses se quedó como está ahora (en La Fe le diagnosticaron Lipofuccinosis Neuronal Ceroidea). Me dijeron que me centrara en mi hija mayor. Entonces decidí marcharme. Fe lo mejor que he hecho nunca. Doy las gracias a todo el equipo del CAR, han sido y son mi familia». m. r. valència

Compartir el artículo

stats