El almuerzo de Susana Díaz con alcaldes del PSPV el domingo ha resultado de digestión pesada. Primeros ediles fieles al exlíder Pedro Sánchez aseguraron ayer que no fueron invitados al acto, mientras la dirección socialista valenciana replicaba con los acuses de recibo de los correos electrónicos remitidos la pasada semana.

La voz cantante del sanchismo en esta polémica la lleva el alcalde de Burjassot. Rafa García aseguró a Levante-EMV que ni él ni otros cargos municipales de l´Horta Nord (su comarca) -citó la Pobla de Farnals y Albuixech- fueron invitados. «Si era un acto institucional, no sé por qué no se nos ha convocado. Si era otra cosa, no sé por qué se ha realizado en la sede del PSPV», afirmó.

Sin embargo, el partido negó la mayor. Y con soporte documental: los acuses de recibo de los envíos a García y al alcalde de la Pobla de Farnals, por ejemplo, ambos del pasado día 22. De acuerdo con un programa de gestión de comunicaciones, las notificaciones fueron recibidas y abiertas.

García confirmó a este diario que la dirección de correo electrónico del envío es correcta. Sin embargo, se mantuvo en su posición: no ha recibido invitación alguna. Según su versión, en la mañana de ayer revisó su cuenta personal, también la de la alcaldía y la del partido en Burjassot y en ninguna figuraba la convocatoria. Tampoco en el correo no deseado, insistió.

La respuesta del secretario de organización, Alfred Boix, evidencia el enfado en Blanqueries: «El compañero Rafa García o se ha equivocado o ha mentido». «Fue invitado como todos los alcaldes y alcaldesas» (238). «La dirección del PSPV no va a consentir ningún tipo de manipulación que solo perjudica la imagen del partido», sentenció, al tiempo que pedía «mayor responsabilidad para evitar polémicas ficticias».

Mentir, buscar protagonismo y dañar al partido. Es el resumen de las acusaciones que hace la dirección del PSPV, que critica que los partidarios de Sánchez hayan esperado al día después de la comida. Esta, según estas fuentes, reunió a cerca de 180 alcaldes.

No obstante, otros sanchistas ratificaron la ausencia de invitación para estar cerca de la posible rival a dirigir el PSOE. La primer edil de Anna, Pilar Sarrión, aseguró a este periódico que «ni correo, ni llamada ni wasap». «No tengo nada». Y precisó que sí recibe otras notificaciones del partido en su cuenta de correo. Blanqueries, como en el caso de García, replicó con el acuse de recibo. La precampaña no ha hecho más que empezar.