Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Política

El bipartito intenta en Ademuz relanzar su gestión frente a las tensiones políticas

Los socialistas acaban de enfrentarse en primarias y Compromís se estrella contra los autos del TSJ

El Consell llega a su seminario político de verano, cumbre que se desarrollará a lo largo de este fin de semana en la localidad de Ademuz, en una situación muy delicada para los dos socios del gobierno. En medio de las tensiones internas del PSPV tras la reelección del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, como líder del partido frente a la presión de Pedro Sánchez y en vísperas del congreso en el que los socialistas valencianos tienen que diseñar a final de mes el equipo con el que llegarán a las elecciones autonómicas de 2019. Y con la gestión en Educación, conselleria dirigida por Vicent Marzà y banderín de enganche junto a Bienestar Social de la labor de Compromís, estrellándose una y otra vez contra los autos del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) que, en la práctica, se han convertido en una enmienda a la totalidad de ese departamento.

Ayer mismo, sin ir más lejos, el alto tribunal elevó la presión contra Marzà con una resolución, a instancias de un incidente de ejecución presentado por la Diputación de Alicante -la principal institución bajo control del PP-, en la que se le concede un plazo de cinco días para informar de la suspensión del plurilingüismo. Más madera en el pulso que mantiene el PP en los tribunales con la educación y el uso del valenciano como munición contra el Consell.

Con este panorama, el Ejecutivo se ha marcado el objetivo durante este fin de semana de trazar su estrategia de cara a lo que resta de este año, un periodo con el que arranca la segunda mitad de la legislatura. Lo hace con esas dificultades internas que lastran a los dos socios principales del gobierno. Pero además también sin que hayan culminado otras cuestiones que el Consell consideraba claves. La reforma de la financiación autonómica continúa estancada y a la espera del informe de los expertos -es probable que se haga público a final de mes- para empezar una negociaciónque será larga y que, en ningún caso, garantiza que el nuevo sistema esté vigente en el presupuesto que debe llegar a las Corts antes de que finalice octubre.

Tampoco está en marcha la nueva Radiotelevisió Valenciana -bautizada como Àpunt- y que, en estos momentos, se ha convertido en un quebradero de cabeza para el Consell, que se había marcado su reapertura como estratégica.

Así que el Gobierno valenciano intentará durante este fin de semana tomar aire, hacerse de nuevo con la iniciativa política difuminada en los últimos meses entre las tensiones del PSPV y las batallas en el TSJ por la gestión de Compromís, lanzar propuestas que puedan relanzar la gestión y, según explicaron fuentes de Presidencia, empezar a marcar algunas de las líneas estratégicas para los presupuestos de 2018. El conseller de Hacienda, Vicent Soler, de hecho, ya ha mantenido algún encuentro con representantes de Podemos -el apoyo parlamentario del Botànic- para empezar a perfilar las cuentas del próximo año.

Este seminario de verano de 2017 es el cuarto que celebra el Ejecutivo valenciano después de los organizados en Morella, Torrevieja y Sagunt. Y, como en los anteriores, los consellers evaluarán y harán balance de la gestión del Ejecutivo durante los últimos seis meses.

Compartir el artículo

stats