10 de marzo de 2018
10.03.2018

El contenedor con radiactividad llevaba seis cajas de teteras contaminadas con cobalto 60

Los técnicos que han retirado la carga detectaron que los isótopos formaban parte de la soldadura de las asas - El resto de la mercancía ya está en la central de distribución para ser vendida al dar negativo en los controles

10.03.2018 | 04:15
Contenedor en el que se detectó el pasado 22 de febrero contaminación por cobalto 60.

Seis cajas de teteras de uso humano. Esos son los objetos que activaron la alerta radiológica en el Puerto de València el pasado 22 de febrero, tal como informó en exclusiva Levante-EMV, y que tenían en su composición cobalto 60, un isótopo radiactivo de alto riesgo, lo que significa que, de no haber sido descubierta su existencia, se habrían comercializado en tiendas españolas y habrían terminado en decenas de hogares.

Las teteras, tal como ha venido informando este diario, formaban parte de la carga traída desde India en un contenedor de 40 pies, declarada como cubertería de acero inoxidable, importada por un mayorista asiático que provee a cientos de proveedores en toda España.

El contenedor fue abierto el jueves por la mañana por un equipo de técnicos en manipulación de material radiactivo de una empresa homologada por el Centro de Seguridad Nuclear (CSN). Las seis cajas fueron transferidas al búnker con que cuenta el Puerto de València, de donde será recogido por personal de Enresa en breve para ser trasladado a un cementerio nuclear.

El resto de la carga, en su mayor parte cubiertos y otros objetos metálicos de uso culinario, fueron sometidos a un control por parte de la empresa homologada, según el cual no emiten radiación, por lo que, una vez descartada la contaminación radiológica, ha recibido el visto bueno para su comercialización. De hecho, el resto del contenedor ya fue despachado ayer por Aduanas y, a estas horas, ya está en el centro logístico del importador, listo para ser enviado a los minoristas.

La exploración realizada por la Unidad Técnica de Protección Radiológica (UTPR), nombre de los equipos que manipulan este tipo de material bajo la supervisión y autorización del CSN, determinó que todas las teteras tenían en su composición cobalto 60 en un punto muy concreto: la soldadura de las asas. Dicho de otro modo, fue en el proceso de producción industrial en el país de origen donde se utilizó acero inoxidable contaminado con este isótopo radiactivo, una intensa fuente de radiación gamma que puede tener gravísimas consecuencias para la salud.

A partir de este hallazgo, el CSN deberá informar a India para que localice la factoría donde se produjeron las teteras, ya que posiblemente exista una partida bastante mayor igualmente contaminada, por lo que será necesario rastrear no solo su origen, sino todos los puntos del planeta adonde hayan sido distribuidas.

La contaminación de acero con cobalto 60 ya se ha producido en otras ocasiones. El caso conocido más grave se registró en 1984, tras la detección casual de un camión cargado con varillas de acero para la construcción que activó la alerta radiológica a su paso por las inmediaciones del Laboratorio Nacional de Los Álamos, en Texas (EE UU), dotado de detectores en su entrada.

La investigación posterior determinó que el acero, producido en una fundición de Ciudad Juárez, se había contaminado al utilizar chatarra de un desguace en el que alguien había depositado una bomba de cobalto 60, utilizado entonces en el tratamiento del cáncer y que procedía de un hospital mejicano desmantelado.

En ese caso, fueron 6.000 las toneladas de acero radiactivo que llegaron a distribuirse por 20 estados de EE UU y 13 de Méjico. Al menos 160 viviendas fueron derruidas y una parte importante de las varillas nunca pudo llegar a ser rastreado.


Arcos de detección de 3,8 millones

En cuanto a las teteras, su detección y retirada del mercado a tiempo ha sido posible gracias a que el contenedor entró por el Puerto de València, dotado desde 2011 de arcos de detección de radiación nociva, instalados en las entradas y salidas del acceso Sur del recinto portuario por exigencia del Gobierno de los Estados Unidos a través de su Departamento de Energía, que financió su instalación con 5 millones de dólares (3,8 millones de euros en aquel momento).

EE UU exige, desde 2012, que todas sus importaciones hayan pasado un rastreo radiactivo, por lo que los puertos que no han instalado sistemas como el de València no pueden comerciar con ese país.

En caso de haber entrado por cualquier otro puerto, las teteras radiactivas no habrían sido detectadas y habrían seguido su curso comercial normal hasta llegar a las tiendas de menaje y, finalmente, a los hogares de los compradores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2018

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2018, así como el calendario escolar para el curso 2017/18 y 2018/19.