Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Carmen Montón: "Lo anunció Puig pero también Fabra. El modelo Alzira ya estaba agotado"

"Queremos hacer las cosas bien y huir del conflicto, pero a veces no se puede", asegura Carmen Montón

Carmen Montón: "Lo anunció Puig pero también Fabra. El modelo Alzira ya estaba agotado"

Carmen Montón: "Lo anunció Puig pero también Fabra. El modelo Alzira ya estaba agotado"

P ¿Qué pasará el 1 de abril en el Hospital de Alzira?

El día 1 damos la bienvenida al sistema de salud por gestión pública directa a un departamento más. Es un día de cierta emoción por cumplir un compromiso que está en los programas electorales, en el pacto de gobierno y también anunció el president de la Generalitat. Así que, el día 1 será de tranquilidad, normalidad y de comenzar una nueva andadura. Es un reto importante pero que va a redundar en la calidad asistencial y con ese ánimo lo estamos haciendo.

P Pero, algún problema puntual esperarán, ¿no?

R Hay que entender que es un proceso de transición y que se han preparado los planes de contingencia necesarios.

P ¿Se sienten observados por cómo se está haciendo la reversión?

R El modelo Alzira nace en la Comunitat Valenciana con pretensiones de crecer en España y Europa pero lo cierto es que solo se ha quedado aquí bajo el paraguas de un gobierno que creía en las privatizaciones, el del Partido Popular. Sí es cierto que ahora alguna comunidad autónoma nos ha pedido referencias de cómo hacer un proceso de internalización pero es un modelo que no ha tenido más recorrido fuera de la Comunitat Valenciana porque aquí era una apuesta ideológica del Partido Popular.

P Se les ha criticado que la reversión era una apuesta ideológica.

R Es una apuesta por entender la salud como derecho, por eliminar la opacidad, por la buena gestión y por querer que haya un control. Es una apuesta por sacar la mercantilización del derecho a la salud y ese beneficio empresarial, que se escapa de lo público, reinvertirlo en el sistema. De ahí sale la inversión de 5,7 millones para este año.

P ¿Se hubiera tomado la misma decisión si el control sobre las concesiones por anteriores gobiernos hubiera sido mayor?

R Creo que Alzira era ya algo que estaba anunciado. No solamente este presidente, Ximo Puig, anunció la no prórroga del contrato sino que también lo hizo Alberto Fabra. A Alzira no le quedaba más recorrido después de 18 años. Este modelo ya estaba agotado. Además, los ´inputs´ que recibimos son muy positivos. Nos sentimos muy apoyados tanto por los alcaldes como por los propios profesionales, por los usuarios o plataformas de defensa de la sanidad pública y por sociedades científicas. Creemos que es una decisión acertada.

P Hay quien piensa que los recursos empleados han sido demasiados cuando la administración tiene problemas más candentes.

R Es la realización de un compromiso. Lo extraordinario es lo contrario, adquirir un compromiso y no cumplirlo. Creo que no teníamos más opción que hacer lo que estamos haciendo y además creo que lo estamos haciendo de una manera ordenada.

P Torrevieja acaba en tres años. Si su partido sigue gobernando, ¿se revertirá también aprovechando el final del contrato?

R Esa es la hoja de ruta que entre todos se consensuó: ir finalizando contratos que es la forma más práctica y segura de devolver la sanidad a lo público.

P ¿Da por bien empleado el desgaste político que puede haber tenido en este proceso?

R Gestionar no es una cuestión sencilla pero lo veo al contrario, como esa emoción de cumplir lo que dices y de dar credibilidad a la política. En estos tiempos buena falta hacen políticos que digan y que cumplan con lo dicho.

P Pero no negará que los enfrentamientos con Ribera Salud o con el resto de empresas ha conllevado un desgaste.

R La acción de gobernar en sí misma y de tomar decisiones es algo que es complejo pero me voy a quedar con la parte positiva: pensar en el bien común y cumplir con los compromisos y eso, más que desgastarte, te fortalece.

P Isabel González, la actual directora general de Alta Inspección será la primera gerente pública de la Ribera. ¿Será un puesto puente o a largo plazo?

R El nombramiento de Isabel no obedece ni a una ni a otra estrategia, sino a que es la mejor persona para hacerse cargo del departamento. Ha sido una excelente gerente en el hospital de San Juan, ha sido una magnífica directora de Alta Inspección y ha pilotado desde la conselleria todas las normas de reversión. Reúne la experiencia, el conocimiento y la fuerza vital y las ganas de hacer las cosas bien. Sinceramente es la mejor propuesta que podríamos tener encima de la mesa.

P ¿Se evita con ese nombramiento el poner como gerente a personas que, como Carles Mayordomo, tienen ahora denuncias sobre la mesa por unas declaraciones sobre la reversión?

R No, no nos han influido acciones externas. Quien conoce a Isabel sabe que es la opción que más garantías da y confiamos mucho en su capacidad y en su conocimiento. Además ella ha estado hablando con todos los alcaldes y jefes de servicio y conoce de primera mano las necesidades en Atención Primaria y del hospital, porque hay mucho margen de mejora en el área.

P ¿Cómo ha cumplido la empresa las normas de reversión

R Eso es otra cuestión. Cuando llegue el día 1 analizaremos su nivel de cumplimiento y veremos entonces qué pasos hay que dar.

P Entonces, ¿qué esperan encontrar cuando tomen posesión?

R No lo sé. Lo que nos encontremos, lo explicaremos. En todo caso, lo que ya hemos encontrado lo hemos ido solucionando, como la obsolescencia tecnológica. Hemos tenido que sacar la licitación para la compra de un acelerador lineal, de un PET-TAC, ecógrafos y de equipos de rayos.

P ¿Y en listas de espera quirúrgica? La empresa ya está advirtiendo de que se multiplicarán los retrasos por la falta de optimización de quirófanos.

R Tenemos ya desde hace semanas, por no decir más de un mes, toda la planificación de quirófano y está hecha con los jefes de servicio. Por tanto el rendimiento de quirófano no va a disminuir. La lista de espera... Explicaremos lo que nos encontremos. Igual que cuando llegamos a la conselleria teníamos 3,5 millones de días de demora ocultos y más de 10.000 pacientes ocultos. ¿Eso significará que habrá aumentado? No, significará que decimos la verdad.

P La empresa les remitió un informe advirtiendo de los problemas que podían darse.

R Ese informe lo que viene a recopilar es todas aquellas cuestiones que por nueve veces el Tribunal Superior de Justicia les ha desestimado. Lo que debe hacer la empresa es colaborar, aún está a tiempo y dejarnos hacer nuestro trabajo, porque ha finalizado un contrato, no es nada extraordinario.

P ¿Teme las consecuencias de los procesos abiertos en los tribunales contra la reversión?

R No, porque lo que se está haciendo no es una expropiación ni un rescate, solo está finalizando un contrato y lo que marca el TSJ es que los contratos tienen un principio y un fin.

P ¿Habrá aluvión de procesos judiciales a nivel laboral?

R Creo que hemos trabajado y nos hemos asesorado jurídicamente lo suficiente para que independientemente de las acciones que cada uno sea libre de emprender, haya seguridad jurídica. Creo que la solución es equilibrada. Los trabajadores no tienen por qué pagar el pato de decisiones de privatización que se tomaron hace 15 años.

P Ha seguido adelante con un decreto para subrogar a los profesionales pese a las recomendaciones del CJC.

R Un decreto le da más rango y entendemos que tiene más seguridad jurídica. Aunque los informes del Consell Jurídic Consultiu no son vinculantes, desde la conselleria siempre se tienen en cuenta y por tanto se llevó al Consell de conformidad con el dictamen del CJC y se corrigió oportunamente.

P ¿Ha traído enfrentamientos la reversión y el decreto al seno del Consell?

R En la conselleria estamos en mestizaje. Tanto desde Compromís como en el PSPV, hemos llegado a la opinión de que lo más seguro jurídicamente era hacer este decreto y en esas condiciones para dar normalidad al proceso.

P Me refería al resto del Consell...

R Te aseguro que creo que los compañeros comparten esta emoción de estar cumpliendo un compromiso, además, con todas las dificultades porque es la primera vez y no tienes a quien imitar. Creo que las soluciones que se han encontrado son las óptimas.

P Se va a mantener la cartera de servicios pero Alzira no será entonces un comarcal al uso. ¿Habrá cambios más adelante?

R No tiene dimensión de comarcal sino de un Doctor Peset, por ejemplo. Queremos potenciarlo, intentaremos introducir nuevos servicios como el de cirugía pediátrica que será el primero y potenciar algunas cuestiones que ya no tienen que ver tanto con el hospital sino con el resto de la atención, como la Primaria, la hospitalización a domicilio, la atención de urgencia y la eterna reivindicación de los consultorios turísticos. Cuando llegan las fiestas, los consultorios se cerraban. Nosotros estamos haciéndolo al revés. En Cullera y Sueca ya hay nuevos contratos. no estamos planteando otra cosa que fortalecer el departamento. Nos va a venir bien a la sanidad valenciana tener un departamento fuerte.

P Sobre la pérdida de archivos digitales denunciada en varios servicios

R Ha habido es una denuncia por parte de trabajadores a la comisaría y una comunicación al comisionado y lo que hemos hecho es lo preceptivo, enviar a los inspectores a que levanten acta y elaboren un informe que esclarezca esta situación. No puedo decir más.

P De aquí a final de año se van a incorporar 303 personas. ¿Hay capacidad para ello?

R En los presupuestos hay 144 millones de euros más que el año pasado. Está todo presupuestado y hablado con Hacienda que es quien, finalmente, da la autorización y, además, planificado con los jefes de servicio y los coordinadores de Primaria para cubrir primero los puestos que son más deficitarios. El personal que se pone no es para hacer lo mismo entre más gente, es para hacer más cosas.

Compartir el artículo

stats