Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

A la prisión en una semana y sin el reloj de la Gürtel

El TSJCV cita el 23 de mayo a los 8 condenados por Gürtel-Fitur que siguen en libertad para que ingresen en prisión el 24

A la prisión en una semana y sin el reloj de la Gürtel

Milagrosa Martínez luchó «mucho» para llegar a ser una «abogada matrimonialista», pero acabó siendo alcaldesa de Novelda once años, consellera de Turismo casi tres y presidenta de las Corts otros cuatro.

A pesar de pasar dieciocho años encadenando cargos públicos, Martínez aseguró en su declaración ante el tribunal que la ha condenado a 9 años de cárcel por malversación (6 años) y cohecho (3 años) no sentirse «capacitada para ejercer una profesión por la que luché tanto» ni para entender la documentación que firmaba en la conselleria y la Agència Valenciana de Turisme (AVT), que dirigió entre agosto de 2004 y junio de 2007.

Cuando dio el salto de la política municipal a la autonómica «no sabía ni lo que era Fitur, ¿me explico?», soltó la exconsellera a la Fiscal Anticorrupción, cuando fue interrogada en el juicio de la Gürtel por los amaños en Fitur.

Una ignorancia que no la ha librado de ingresar en prisión el 24 de mayo. Un día antes, a las diez de la mañana, deberá comparecer ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) para que comunique el centro penitenciario en el que desea cumplir los 9 años de condena.

La cárcel de Villena es por la que ha optado Martínez, al estar más cerca de su domicilio, según indica uno de sus letrados. El recurso que va a presentar ante el Tribunal Constitucional no suspende su ingreso en prisión. También tiene cinco días para pagar la multa de 5.000 euros y entregar el reloj Hublot que le regaló la reloj Hublottrama Gürtel, cantidad que se le descontará de su patrimonio si no lo entrega.

Hasta el momento «La Perla» -apodo por el que se la conocía porque siempre se dirigía a sus interlocutores con este sustantivo, fueran hombres o mujeres- se ha mantenido recluida en su chalé de Novelda, una casa de campo sin lujos donde la exalcaldesa de la localidad solo tiene una alegría diaria: su nieto, según indican desde su entorno. «Tocada» por el fallo judicial, la exconsellera no ha recibido llamadas de apoyo de la actual cúpula del PP.

Sus compañeros de banquillo condenados que siguen en libertad también deberán comunicar al TSJCV dónde cumplirán sus respectivas penas. Sólo los cabecillas de la Gürtel que ya se encuentran en la prisión de Valdemoro, Francisco Correa (condenado a 13 años), Pablo Crespo (13 años) y Álvaro Pérez «El Bigotes» (12 años), se ahorrarán el viaje a València, ya que simplemente se comunica al centro penitenciario Madrid III «el exhorto» para «requerirle el cumplimiento de las penas impuestas».

Sus subordinados en la sucursal valenciana de la Gürtel, Orange Market, sí que están obligados a acudir al TSJCV el próximo miércoles, a no ser que quieran ser declarados en búsqueda y captura: Isabel Jordán (seis años), Cándido Herrero (cuatro años y cuatro meses) y Mónica Magariños (3 años).

Por último, los trabajadores de la Agència Valenciana de Turisme condenados junto a la exconsellera, también comparecerán ante el TSJCV a partir de las nueve de la mañana del próximo 23 de mayo para comunicar su destino carcelario durante los próximos años: Rafael Betoret (6 años de cárcel), Isaac Vidal (7 años de prisión), Jorge Guarro (4 años) y Ana María Grau (tres años).

Todos han acabado condenados por el TSJCV - ratificada por el Supremo- por el «desembarco» y la «sustitución de la administración[pública] por las empresas» del «Grupo Francisco Correa» que «tomaron la Conselleria de Turismo» y propiciaron el cambio de la forma de contratar Fitur, la manga ancha en los gastos extras que decidía el jefe de gabinete de «La Perla», Rafael Betoret, la contratación a Orange Market pese a su falta de experiencia como empresa, además de los «pronto pagos» a la empresa de la Gürtel -cuando otros contratistas tardaban años en cobrar- o las subcontrataciones con las empresas del grupo Correa- que hicieron de la contratación «una mera pantomima», según la sentencia del Supremo hecha pública la semana pasada.

Compartir el artículo

stats