Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

"Aquellos que creen que no cabemos todos son personas muy primarias"

"La gente lo que quiere es que se le ayude y, después, volver a casa", indica Felipe Perales, director del Centro de Acogida de Refugiados de Mislata

Felipe Perales, presidente del CAR Mislata.

Felipe Perales, presidente del CAR Mislata. Fernando Bustamante

A las 630 personas que llegan a bordo del Aquarius se les va a pedir que se integren en el menor tiempo posible...

Lo primero es la acogida. Solo con el hecho de entrar en un centro donde las necesidades básicas están cubiertas, con una cama dónde dormir, con comidas diarias, etc., la sensación de angustia e incertumbre con la que llegan desaparece. Hay que tener en cuenta que llevan meses e incluso años pasando penurias y penalidades, detectando lo peor de las personas. Gente que ha traficado con ellos, que les han vendido, que les han dejado sin dinero después de depositarles toda su confianza€ Esa falta de confianza en el ser humano es la que nosotros intentamos hacerles recuperar desde el Centro de Acogida al Refugiado (CAR).

¿En cuánto tiempo deben abandonar el CAR?

La primera fase son seis meses. Un tiempo en el que es muy dificil que una persona que no sea hispanoablante sea autosuficiente. Pero el equipo técnico determina si le damos una prórroga para que puede estar hasta nueve y doce meses. El problema es que el tiempo consumido en el centro se descuenta de los doce meses de la segunda fase en casas tuteladas por las ONG. Por lo que cuando detectamos que tienen un nivel de castellano aceptable, que saben cómo negociar con las administraciones para saber pagar los recibos de la luz, escolarizar a sus hijos€, les decimos que pasen a la siguiente fase. Siempre intentamos esperarnos a que estén preparados.

¿Llegan a estarlo?

Tuvimos un caso de un hombre con mucha formación, muy inteligente y que aprendió castellano muy rápido. Pero antes de salir del centro, delante de la trabajadora social, se deshizo a llorar porque había recibido el asilo, con lo que nunca más podría volver a su país. La tendencia es volver a casa. Así que ese discurso de que vienen para quedarse, para arrebatarnos cosas no existe. La gente lo que quiere es que se le ayude y después volver.

¿Cómo ayuda el programa del CAR?

Nosotros les decimos que no desaprovechen la oportunidad que les da el centro para aprender el idioma y formarse en los nichos de trabajo que hay ahora en auge, como la hostelería. Aunque sabemos que les asiste el derecho a estar en el centro y no hacer nada tenemos la obligación moral de insistir en que se formen. En cuanto al papeleo, primero se les da un volante blanco en el que dice que son peticionarios de asilo. Se les hace una tarjeta sanitaria y el NIE. Normalmente se contestan estas peticiones de asilo en 18 o 22 meses, e incluso a veces dos años.

Entonces hay un período en que se quedan en el limbo...

Sí, se quedan en el limbo pero con servicios. Lo bueno que tiene el programa es que desde el momento que son peticionarios de asilo están empadronados y tienen acceso a servicios públicos les den o no les den el asilo finalmente.

En caso de que sea que no, ¿todos los derechos y la documentación que vosotros les habéis aportado se les retira?

Si les deniegan el asilo se les devuelve el pasaporte y automáticamente tienen una notificación que tienen que abandonar España en 15 días. Nunca se hace. La gente continúa en su vivienda.

¿Quedan como irregulares?

Sí, pero no dejan de estar empadronados en el Ayuntamiento porque este tampoco les pide si les han resuelto su expediente o no. Y la tarjeta sanitaria también sigue en vigor un cierto tiempo.

¿Y pueden acceder a un empleo?

No. Quedan en un standby. Pero normalmente si han estado dos años en un centro de ayuda pueden pedir un permiso de residencia y acceder a un trabajo.

¿Pero la ley de extranjería no lo permite hasta que no han estado empadronados tres años?

Si una empresa te homologa y te hace un contrato de trabajo puedes pedir por lo menos el arraigo.

¿Las empresas contratan a personas en situación irregular?

A veces sí. Se tratan de empresas en las que hayan estado trabajando mientras tenían pendiente la solicitud de asilo y aunque se les haya denegado les renuevan el contrato.

¿Es posible que los 630 del Aquarius lleguen al CAR?

En este momento no, porque tenemos reservadas las 120 plazas del centro. Tampoco sabemos quiénes son, no sabemos si son personas que viajan solas, si son familias, cuántos menores no acompañados vendrán. En este momento no sé si nos llegaran una persona, varios o ninguno.

Hay quienes se niegan a acogerles porque dicen que el sistema colapsará, que no cabemos...

Van a llegar 629 personas, cuando se va a dar un concierto en el puerto ese mismo día donde caben 18.000 personas, tú desembarcas ahí a 629 personas y prácticamente pasan desapercibidos. En una población como España traer 600 personas es insignificante. Pero sí es cierto que hay que evitar que se creen guettos. Porque hay gente muy primaria, que piensa que no cabemos todos. ¿A quién no le pilla que tiene un hijo en paro? Solo falta que agrupes a los migrantes para que la gente los sitúe en un mismo sitio. La cohesión social es necesaria. La identidad es buena para saber de dónde venimos y adónde vamos, pero esa identidad no la puedes utilizar contra el diferente, contra el inmigrante. Porque aquí o cabemos todos o no cabe ni dios.

Compartir el artículo

stats