03 de julio de 2018
03.07.2018
OPERACIÓN ALQUERÍA

Jorge Rodríguez delega también la alcaldía y evita el desplante a Puig

El ya expresidente de la Diputación de València cumple con lo apalabrado con el líder del PSPV a pesar de que horas antes valoraba hacerse fuerte en Ontinyent - Abandona la corporación coreado por sus fieles y proclamando su inocencia

03.07.2018 | 00:09
Jorge Rodríguez delega también la alcaldía y evita el desplante a Puig

«¡Ontinyent, Ontinyent!». Podía parecer un cántico de un partido de fútbol, pero se oyó ayer en la sede de la Diputación de València para despedir al hasta ese momento presidente de la corporación y alcalde de la citada ciudad, Jorge Rodríguez.

Los gritos se produjeron cuando, tras anunciar su dimisión al frente de la institución provincial en una comparecencia sin preguntas, una periodista le preguntó si pensaba dejar la alcaldía mientras subía por última vez las escaleras a su despacho.

La respuesta la dieron los fieles que acompañaron a Rodríguez en una despedida masiva y con muchos gestos, con una parte significativa del grupo socialista (pero no todo) detrás del hasta ayer presidente, suspendido de militancia por el PSPV tras ser detenido el miércoles pasado dentro de la Operación Alquería.

Después de la comparecencia, nada hacía indicar que pensaba dar un paso al lado también en la alcaldía. Ni siquiera varios diputados provinciales de su partido, a los que había avanzado el contenido de su mensaje de despedida antes de ponerse ante el atril y el micrófono, afirmaban después que se esperaran el movimiento.

De lo transmitido se deducía que pensaba mantener la vara de mando con el argumento de que la gestión en Ontinyent está al margen de la investigación.

Sin embargo, poco más de una hora después de la comparecencia pública, Rodríguez anunció en un breve mensaje que delega la alcaldía en la primera teniente de alcalde, la hasta ahora directora general de Vivienda del Consell (y política de su total confianza), Rebeca Torró, «durante el tiempo necesario para preparar su defensa».

La dirección del partido interpreta que será al menos mientras se prolonga el secreto de sumario y no se conocen con detalle las acusaciones. Torró se queda asimismo con el acta de Rodríguez en la diputación provincial.

Dudas sobre la alcaldía

Aunque el respaldo de hasta cinco agrupaciones comarcales del PSPV y las muestras de apoyo vecinales hicieron dudar al expresidente de la diputación, que la noche anterior se decantaba más por mantenerse en la alcaldía, finalmente siguió la hoja de ruta apalabrada durante el fin de semana con el presidente de la Generalitat y líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig. Esta pasaba por la dimisión de la diputación y el abandono del escaño y por la delegación de funciones en la alcaldía.

Rodríguez acudió así al mediodía de ayer al Palau de la Generalitat con los deberes cumplidos, a pesar de algunas dudas. Con la decisión, fortalece el cordón sanitario en torno a Puig, que puede ofrecer un mensaje de limpieza y de pulcritud ética, al tiempo que evita preguntas sobre la situación de Rodríguez, suspendido de militancia, en Ontinyent. Ayer ya manifestó su malestar por tener que responder a cuestiones de partido en el Palau de la Generalitat.

«Jorge, Jorge»

Rodríguez se fue ayer con un acto similar a los del viernes pasado en Ontinyent. Bajó de su despacho entre gritos de «Jorge, Jorge» hasta situarse en el atril. Detrás, parte del grupo socialista y de su equipo de confianza: Mercedes Berenguer, Conxa Garcia, Bartolomé Nofuentes, Toni Gaspar, Pablo Seguí, Voro Femenia, Xavier Simón (cogerente de Divalterra) y su jefe de gabinete, Ricard Gallego. Los dos últimos también están imputados.

Rodríguez se va «convencido», dijo, de su inocencia y «con la conciencia tranquila». Imelsa, afirmó, es «la piedra» que encontraron en el camino en el intento de devolver la reputación a la diputación. Y por Divalterra, el nuevo nombre de la empresa se va. «Nos podemos haber equivocado, podemos haber sido torpes y confiados, pero no somos ladrones», señaló. "Podemos haber metido la pata, pero no la mano".

Rodríguez se va sin críticas públicas a la actuación de la dirección del PSPV. Al contrario, respaldó el listón ético puesto por el partido. Y se va con un abrazo y palabras de apoyo al elegido por Puig para sucederle: el vicepresidente primero, Toni Gaspar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2018

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2018, así como el calendario escolar para el curso 2017/18 y 2018/19.