Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primarias

La soledad de Cospedal en el PPCV amenaza a los suyos

El aparato se vuelca con Santamaría para frenar el discurso de Casado - César Sánchez es el cargo de más peso que apoya a la exministra

La soledad de Cospedal en el PPCV amenaza a los suyos

La soledad de Cospedal en el PPCV amenaza a los suyos

El panorama del PP en la primera semana decisiva para la elección del sustituto de Mariano Rajoy se pone cada vez más negro a César Sánchez, presidente de la Diputación de Alicante. Hasta el punto de que se juega su futuro en un envite en el que ha puesto demasiado pronto sus cartas encima de la mesa.

César Sánchez lo tenía muy fácil: esperar sin presión y apostar después a caballo ganador. Sin embargo, el máximo responsable de la institución provincial se lanzó a favor de Dolores de Cospedal a las primeras de cambio y ahora está en una situación muy complicada: puede quedarse en minoría y que eso suponga que se abra un debate interno -larvado desde hace tiempo en el PP- sobre su futura candidatura a otro mandato en la corporación alicantina.

La situación de los afines a De Cospedal es desesperada. En estos momentos, según confirman fuentes del PP, los partidarios de la hasta ahora secretaria general no tienen ni siquiera para cubrir con interventores todas las mesas de votación que se abrirán el próximo jueves en Alicante. Y todo ello a sabiendas, además, de que se enfrentan a un riesgo real de quedarse fuera del corte.

En la Comunitat Valenciana, el aparato del PP ya se está volcando con Soraya Sáenz de Santamaría para intentar hacer frente al discurso «aznarista» y más conservador que está desplegando Pablo Casado, que se va a volcar durante estos últimos días.

Hoy estará en Elx mientras visitará Alicante Javier Maroto, hasta ahora uno de los vicesecretarios de Rajoy y también con Casado, mientras el exministro García-Margallo está en València.

Casado y Sáenz de Santamaría son las dos opciones que casi todos en el PP colocan con una cabeza de ventaja sobre la que en su día fue presidenta de Castilla-La Mancha.

Si finalmente Cospedal fuera la eliminada en la votación, el escenario para César Sánchez sería muy complejo. Quedaría al margen de la posición de la cúpula provincial y regional del PP y, además, con su grupo en la diputación fracturado.

Dos de sus vicepresidentes -Adrián Ballester y Alejandro Morant- están con Casado. Desde la propia dirección provincial del PP, en su momento, ya advirtieron al presidente de su arriesgada apuesta y de la equivocación que suponía tirarse a la piscina tan pronto.

Y además con una imagen muy difícil de justificar. Tanto en clave interna. Por los apoyos de Dolores de Cospedal. Como también de cara al exterior. Cospedal rechaza el trasvase Tajo-Segura y es partidario de la conexión ferroviaria central en lugar del corredor mediterráneo. Esa es una imagen demoledora para César Sánchez, apuntan desde las filas populares.

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, por su parte, rechazó posicionarse a favor de ninguno de los candidatos y aseguró que garantizará la «neutralidad» y la «total y absoluta libertad» para los militantes. Ello, a pesar de que buena parte de su equipo sí ha realizado gestos a favor de Sáenz de Santamaría. Ella, dijo, acordó no acudir a ningún acto y lo va a cumplir. «Voy a esperar a que los militantes de la Comunitat Valenciana decidan y hablen y en base a eso actuaremos», señaló.

Compartir el artículo

stats