Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

José Antonio Maldonado: "Ninguna de las personas que informan del tiempo en televisión es meteoróloga"

«Si la previsión se cumple, tendremos un verano menos caluroso de lo normal y con precipitaciones dentro de la media de los últimos años», asegura

José Antonio Maldonado: "Ninguna de las personas que informan del tiempo en televisión es meteoróloga"

José Antonio Maldonado: "Ninguna de las personas que informan del tiempo en televisión es meteoróloga"

Fue durante veinticinco años la cara visible del parte meteorológico tras el telediario de TVE. José Antonio Maldonado (Sevilla, 1945), físico y meteorólogo, descarta atribuir al cambio climático los cambios bruscos de temperatura. La próxima semana se anuncia una ola de calor que podrá hacer llegar a los 45 grados los termómetros en algunos puntos de España (40 en la C. Valenciana).

¿Es normal este verano ?

No, normal no es, pero otra cosa es que no haya pasado nunca. En 1988 tuvimos un mes de junio sumamente lluvioso y el verano no llegó a explotar hasta San Fermín. Ahora se están dando lluvias muy fuertes en el norte de España, y en el sur las temperaturas son ligeramente más bajas de lo que sería normal en esta época, aunque ya se rozan los 35 o 36 grados.

¿Se atreve a hacer una previsión para este verano?

No se trata de atreverse, lo que ocurre es que las previsiones siempre son previsiones, y los datos que manejamos para los próximos tres meses pueden variar. Pero si las previsiones se cumplen, tendremos un verano menos caluroso de lo normal y con precipitaciones dentro de la media de los últimos años.

Aquel verano del 88 al final sí que apretó el sol.

Recuerdo que el día 30 de junio hacía un día de invierno terrible. En dos helicópteros viajaban desde Madrid a Burgos la reina Sofía, en uno, y la directora de Tráfico, Rosa de Lima, y el periodista y crítico de arte Santiago Amón, en el otro. La aeronave de la reina pasó con dificultades Somosierra, había unas turbulencias tremendas, yo nunca hubiera cogido aquel helicóptero. Pero en el segundo murieron las cuatro personas que viajaban en él, entre ellas Rosa de Lima y Santiago Amón.

¿Por qué nos interesa tanto el tiempo?

Porque influye en todos los aspectos de la vida: en los negocios, en la agricultura, en la aviación, en la navegación... Es normal que la gente quiera saber qué tiempo va a hacer, lo triste es que ahora ninguna de las personas que nos informan del tiempo sea meteoróloga, aunque lo ponga debajo de su nombre. Eso es algo que está perjudicando mucho a la profesión y a la información.

Se busca a alguien que dé buen perfil en cámara, ¿se prima eso?

Lamentablemente, sí. Cuando yo ingresé en el cuerpo de meteorólogos tenías que ser licenciado en Física, Ingeniería Aeronáutica o Matemáticas, y tras ello tenías que presentarte a una oposición. Pero ahora las cosas han cambiado y sólo se exige una titulación superior, con lo que puede ser que un licenciado en Derecho esté dando el tiempo sin tener ni idea de hacer un cálculo. No es fácil pasar de Ciencias a Letras, pero aún es más complicado hacerlo al revés. Pero, además, de los que trabajan en televisión ninguno lo es.

Ahora trabaja como director de meteorología para una página web, ¿cómo surge la idea?

Aún estaba trabajando en TVE1 cuando me llamó un sueco y me dijo que quería poner en marcha una web con previsiones meteorológicas. Le dije que aún me quedaban seis meses en la tele, pero decidió esperarme. Echamos a andar y tuvimos una respuesta inesperada, ahora es la página web de meteorología que más se visita en España, el doble que la de la propia Aemet.

¿Podemos atribuir estos cambios de temperatura al cambio climático?

No. Porque haya un año con fenómenos que no son normales no podemos decir que sea consecuencia del cambio climático, éste sólo tiene que ver con el calentamiento global de la Tierra. Si hay gente que lo dice, yo no lo creo.

Y un meteorólogo como usted, ¿con qué estación se queda? ¿cuál tiene la temperatura perfecta?

A mí en realidad me da un poco igual porque tengo isotermia. Lo que me gusta es que haga la temperatura que le viene bien a la gente, que se pueda disfrutar de los bares y de las estaciones de esquí. Pero si me tengo que quedar con una, me quedo con la primavera, con sus temperaturas templadas.

Compartir el artículo

stats