Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Pedro Rodríguez: "Una sociedad musical no se puede convertir en una charanga"

«Tenemos la financiación del ministerio más baja de los últimos 20 años», lamenta

Pedro Rodríguez: "Una sociedad musical no se puede convertir en una charanga"

Pedro Rodríguez: "Una sociedad musical no se puede convertir en una charanga"

P El BOE ya ha publicado la declaración como BIC, ¿ha costado llegar hasta aquí?

R Desde el momento que se incoa el expediente, ya está aprobado. El BOE es el reconocimiento del Estado. Todo empezó en 2008, cuando decidimos solicitar el BIC. Los técnicos de conselleria tuvieron dificultades, porque la Ley de Patrimonio Inmaterial española es de 2015 y somos unos avanzados. En 2010, los políticos intentan solucionar esto con la declaración de Bien de Relevancia Local (BRL), que es un paso. El último impulso es cuando las Corts lo piden en 2015. Determinar el valor es complicado, por eso quizás se ha tardado tanto tiempo.

P ¿Qué conlleva ser BIC?

R Hay muchas interpretaciones pero, por ejemplo, el IBI podría quedar exento. Muchas sociedades tienen locales en el centro de los pueblos y pagan 3.000 o 5.000 euros. De todas formas, lo importante es añadir «Bien de Interés Cultural» al nombre, porque nos ayuda a la hora de hablar con los ayuntamientos, por ejemplo, y nos diferencia.

P ¿Qué balance hace de los 50 años que cumple la federación?

R Nos encontramos en el mejor momento: tenemos el mayor número de sociedades musicales de la historia (550) y de proyectos en marcha, más de 40.000 músicos, 60.000 alumnos, 200.000 socios... A la sociedad valenciana le gustan sus sociedades musicales y sus escuelas de música. Durante los peores años de la crisis, aumentaron un 20 % las matrículas, mientras otros sectores culturales lo han pasado muy mal: somos un valor seguro.

P ¿Cómo es la financiación de estas escuelas de música?

R En ningún momento nos hemos sentado con la conselleria a hablar. Es una pelea año tras año en las Corts, pero la conselleria no asume la negociación. Deberíamos hablar del número de plazas, del mapa escolar, de financiación... Las escuelas de música son contribuyentes netas y financiadoras del sistema. Lo que pagamos se nos devuelve, en parte, vía subvención. En otras comunidades autónomas los gobiernos y los ayuntamientos cubren hasta un 67 % y el tercio restante, los padres. Aquí eso está invertido y es una reivindicación histórica.

P ¿Y qué financiación se recibe del ministerio?

R Nada, este año 3.000 euros. Con Zapatero la federación obtenía una media de 57.000 euros y en la etapa de Rajoy no llega a los 8.000, por lo que en siete años se han perdido casi 400.000 euros. Esperamos que se solucione cuanto antes, tenemos la financiación más baja de los últimos 20 años.

P ¿Por qué?

R Porque el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música financia a amigos (en sentido político) más que a las sociedades musicales valencianas, que suponen el 50 % de los músicos de España. Basta ver las resoluciones.

P ¿Las charangas son una amenaza? ¿Están reguladas?

R Mientras la factura sea oficial y parte de ese dinero se destine a la sociedad musical y a los voluntarios, es un buen modelo, pero no «en negro» y sin factura. La federación va a tomar medidas serias, porque no vamos a consentir que una sociedad musical se convierta en una charanga que funcione como un negocio particular.

P En general, ¿se sienten reconocidos por las administraciones?

R Tenemos el mayor reconocimiento social de la historia y la gente ha hecho que los políticos no tengan más remedio... Nos sentimos apoyados por el Consell y las Corts, aunque falte financiación y la enseñanza obligatoria de Música esté en los niveles más bajos. Por más Matemáticas, Lengua y Química que se enseñe, no sale una mejor persona; con un poquito de música, quizás sí.

P Hace unos días finalizaron el II Seminario de Investigación en Educación Musical y el I Congreso Internacional de Creatividad Artística, organizados por la Fsmcv.

R Los tiempos cambian y el proceso innovador es fundamental. Aunque parezca que las sociedades musicales son clásicas, en realidad innovan y son sitios de modernidad, por eso los padres llevan a sus hijos. Los métodos de enseñanza han cambiado mucho y es importante que la innovación educativa sea un elemento de trabajo.

P En diciembre tienen otro congreso, sobre el patrimonio documental de las bandas de música.

R Es lo último a lo que el Instituto Valenciano de la Música destina dinero, pero gracias a Bankia grabamos CD y sacamos a la luz partituras desconocidas de autores que hicieron sus obras a mano y que están en los archivos de las sociedades musicales, como tesoros.

Compartir el artículo

stats