Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Antonio Alaminos: "La revolución de la mujer va a marcar la transformación social"

"El CIS es un organismo de investigación y debe ser transparente en sus procedimientos", afirma el director de investigación del CIS

Antonio Alaminos: "La revolución de la mujer va a marcar la transformación social"

Antonio Alaminos: "La revolución de la mujer va a marcar la transformación social"

P ¿Cómo afronta su nueva etapa al frente del área de Investigación del CIS?

R Es emocionante por la calidad técnica y el enorme potencial que tiene el centro. Para un sociólogo es sin duda lo más parecido a la situación de trabajo perfecta. No solamente por los datos existentes. Más aún por el potencial de diseñar nuevos estudios y desarrollar mediciones, fraseos, analizar la consistencia entre métodos alternativos de recolección de datos, la verdad es que está siendo apasionante.

P Siempre planea la sombra sobre la posible politización de esta institución, ¿es real?, ¿quieren desterrar esa imagen?

R Realmente, desde que existe obligación de publicar los datos y los cuestionarios son accesibles, la posibilidad de politizar su actividad es casi inexistente. De hecho, existen sistemas de supervisión y control, como el Consejo Asesor, con varios miembros designados por el Consejo de Universidades. El CIS es un organismo de investigación científica y debe ser transparente en todos sus procedimientos. Es algo que se tiene intención de reforzar más aún.

P Como experto en sociología política, ¿Cómo ve el panorama actual, con el desafío catalán, un gobierno en minoría y un parlamento tan atomizado?

R En la práctica, es una situación habitual en muchos países de la Unión Europea. Obliga a que la política regrese a los acuerdos, la negociación y, por supuesto, el establecimiento de límites. Esto es lo propio de un sistema democrático parlamentario, como es el nuestro. La excepción son las mayorías absolutas que ejercen el gobierno de forma absoluta. Estas, sin embargo, en la cultura política española han alcanzado el estatus de norma, la aspiración de gobernar sin negociar. Lo que ahora vivimos, por extraño que parezca, es lo que debería ser lo normal.

P ¿Qué tipo de sociedad ha quedado dibujada tras la crisis?

R Está muy documentada su dualización, la cronificación de las dificultades económicas familiares, la fragmentación del mercado de trabajo, las pérdidas de identidad de los jóvenes, etcétera. Muchas de estas dinámicas eran muy anteriores, pero la crisis las ha consolidado. En lo positivo, la enorme tolerancia de la sociedad española, que ha establecido como socialmente deseable el reconocimiento de la diversidad tanto étnica como sexual y religiosa, la igualdad de género o la solidaridad.

P ¿Es más complicado realizar estudios y encuestas acertadas ahora por la influencia de las redes sociales?

R No especialmente. Solamente tienen un potencial fuerte en situaciones sociales o políticas disruptivas. Su capacidad para generar climas de opinión en situaciones estacionarias es, por el momento, limitada.

P ¿Está viviendo la mujer una revolución sociológicamente hablando?

R Absolutamente. Posiblemente es uno de los factores más significativos en términos de cambio social. Es una dinámica que, junto a la tecnológica, las migraciones y el envejecimiento, va a marcar la transformación social en marcha.

P ¿Cuáles serán en su opinión los próximos grandes cambios sociales que viviremos en las próximas décadas?

R Ya los estamos viviendo. Pero son cambios tan progresivos e integrados en el tejido de los usos cotidianos que pasan casi desapercibidos. Entre ellos, el empoderamiento ciudadano y de la mujer, la activación y potenciación de mecanismos de resiliencia como son la identidad, conflictos fuertes de legitimación de las desigualdades, rearme de ideologías de todo tipo. Sería demasiado extenso desarrollarlo.

Compartir el artículo

stats