El Col·lectiu Terra Crítica recibió ayer el premio de reconocimiento a la labor realizada de manos de la la Dirección General de Obras Públicas, Transporte y Movilidad por su lucha en favor de la movilidad sostenible. Una trayectoria de la que Levante-EMV ha sido testigo directo y privilegiado ya que funcionó como altavoz de las reivindicaciones del colectivo.

Este premio, enmarcado dentro de la Semana Europea de Movilidad, supone, en palabras de Joan Olmos, doctor ingeniero de caminos y coordinador del colectivo, «el reconocimiento a una labor crítica de muchos años. Visto ahora en perspectiva, y a los diez años del inicio de la gran crisis, comprobamos con pena que teníamos razón. El despilfarro de la época de los excesos lo estamos pagando bien caro. No éramos adivinos al advertir que determinados proyectos (AVE, ampliaciones portuarias€) iban a traer efectos económicos, ambientales y sociales muy negativos».

Olmos define al colectivo como un espacio para «aportar ideas para el debate, para la reflexión, denunciar abusos, proponer alternativas a las ocurrencias y a los disparates».

Para Terra Crítica, movilidad sostenible significa «la capacidad para satisfacer las necesidades de la sociedad de moverse libremente, acceder, sin sacrificar otros valores humanos o ecológicos básicos» y tilda de lenta la transición hacia un modelo de movilidad óptimo en la ciudad de València.

«El modelo, por fin, está en vías de cambio, aunque lento. Sabemos que en una mayoría de desplazamientos no se usa el coche, y en cambio los que usan el coche monopolizan el 70 % del espacio público e invaden el privado con humos, suciedad y ruido.»

El experto afirma que la situación no se ha analizado desde el prisma de la salud. «Si se tuviera en cuenta que el derecho a la salud y a la integridad física son incuestionables, las reformas irían mucho más deprisa. El resto de derechos son subsidiarios. Llevamos muchos años de retraso», mantiene.

Recuperar el espacio público

«La movilidad urbana sostenible se concreta en el conjunto de estrategias que persiguen, como objetivo prioritario, reducir los desplazamientos obligados, mejorar la calidad ambiental de la ciudad y posibilitar la recuperación del espacio público para otros usos sociales y económicos diferentes de los actualmente dominados por la movilidad motorizada», mantiene Olmos.

Por otro lado, la entidad con delegación en València, «Stop Accidentes» también fue galardonada en la jornada de ayer, así como distintos consistorios del territorio valenciano, premiados por poner en marcha iniciativas relacionadas con la movilidad sostenible.

Ayuntamientos como los de Elda, València, Riba-roja, Dénia, Xàtiva, Alboraia, l'Eliana, Callosa d'En Sarrià y Quart de Poblet, entre otros, han recibido el reconocimiento de la Generalitat. Este último por «MapatearQuart», un proyecto ejecutado por una veintena de personas con diversidad funcional, que elaboraron un «metrominuto» de Quart.