Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

R. Martínez Dalmau: "El más votado no tiene por qué ser el presidente en 2019"

Cambiará en unos meses la universidad por la política. Con uno de los trabajos de investigación más potentes en el departamento de Derecho Constitucional de la Universitat de València, Martínez Dalmau asegura que la política le da ahora la oportunidad de aplicar la teoría que tan bien conoce desde las aulas para avanzar hacia la transformación social. Ya lo hizo en el Congreso durante seis meses aunque allí tuvo la sensación de que se encontraba en una institución anquilosada donde todo estaba organizado para las elites y sobre todo para que nada cambie.

Su experiencia en procesos democráticos en América Latina es aplicable a nuestro territorio?

Totalmente. En Ecuador participé en el proceso constitucional donde se incluyó el ´vivir bien´ en el sentido de tranquilidad, de seguridad en el trabajo, de que el Estado te pueda ayudar si tienes problemas, los derechos de la naturaleza... En Bolivia se ha reconocido la plurinacionalidad.

¿Pero aquí siempre se habla de Venezuela o Bolivia contra Podemos. ¿A qué se debe?

Es desconocimiento. Yo hace 20 años que participé en la Constitución de Venezuela, pero ahora he tenido discusiones con gente de Podemos porque pienso que el régimen de Maduro es una dictadura y no tengo problema en decirlo.

¿Entrará Podemos en el Consell la próxima legislatura?

Hace cuatro años hubiese sido arriesgado entrar, pero ya no estamos en el asalto a los cielos sino con los pies en la tierra y sabemos que las políticas de transformación solo se hacen gobernando, pero es una decisión del partido.

¿La decisión será autónoma de Podem o lo decidirá Iglesias?

Imagino que habrá algún tipo de consulta pero no habrá una decisión desde Madrid de entrar o no entrar, habrá un diálogo.

Ha defendido que el candidato más votado no tiene por qué ser presidente. ¿Le ha llamado Mónica Oltra para agradecérselo?

(Ríe). No lo he dicho por Oltra sino como reflexión general de los sistemas parlamentarios donde ganan los consensos y no la lista más votada. En un sistema presidencialista gana el más votado, pero aquí manda el Parlamento y eso es lo más democrático. Por eso no hay que dar por seguro quién va a ser el presidente si se repitiera el Pacte del Botànic.

¿Si los votos de Podemos fueran clave sería Oltra presidenta?

Tendría que decidirlo el partido sobre las posibilidades que hubiera sobre la mesa, pero también podría ser yo el presidente de la Generalitat por ejemplo. En teoría, el tercero puede acabar siendo primero. Pienso que vamos a hacer una gran campaña y recuperar voto. ¿Por qué no la alternativa, no es suficiente con que una persona esté cuatro años en el poder? Veremos en el momento qué es lo mejor para los valencianos.

¿Hay diferencia entre las políticas de Puig y de Oltra?

No la veo. Se hizo un gobierno de mestizaje y lo que han hecho PSPV o Compromís se basaba en un acuerdo, el del Botànic. Pienso que debemos continuar igual, con las mismas políticas del Botànic. Se puede cambiar personas o tal vez nos interese que Ximo Puig siga como presidente, pero es algo que no está cerrado en absoluto.

El hiperliderazgo de Pablo Iglesias es un problema para Podemos?

No creo que haya un hiperliderazgo. Las instituciones autonómicas están gobernadas de manera autónoma y yo no he recibido ningún visto bueno explícito de Iglesias para presentarme. Hiperliderazgo hay en los partidos que son muy centralistas donde hay referentes permanentes, pero Podemos tiene muchísimos referentes.

Con el apoyo a Sánchez, Iglesias ha redimido su error de 2016 cuando no hizo presidente a Sánchez. ¿Han ganado las tesis de Errejón pero sin Errejón?

Tácitamente lo ha reconocido, aunque no explícitamente, pero ha hecho presidente a Sánchez sin ningún tipo de condición. De hacerlo hace dos años la historia sería otra, pero no tengo claro que fuera un error, aunque yo en su caso sí hubiera hecho Gobierno.

¿Se equivocó en aquella rueda de prensa en la que nombró vicepresidente y ministros?

Claro. Fue un punto de inflexión. No fue un error en la idea, pero sí en la puesta en escena. En política lo que más se paga es la soberbia. La idea del cogobierno era buena, como en la Generalitat, pero se planteó de forma teatralizada. Ahí estuvo el error.

¿El proceso de unidad del que sale usted candidato ha sido complicado? ¿Temió por él?

Creo que no ha sido tan complicado. No es fácil conseguir la unidad porque por suerte no todos pensamos igual en Podemos donde tenemos una riqueza en la diversidad. Creo que esa lista de unidad implica un grado de madurez importante en Podemos.

¿Usted creará su propia ´familia´ para diferenciarse entre tantas sensibilidades.

No, yo no. La acción política no puede ser dividida. Tiene que ser contundente y con fuerza. Pero dudo que otros partidos hubieran sido capaces de buscar una persona externa para solucionar sus disensos. Mira el PSOE cuando salió Pedro Sánchez cómo acabo, ha sido el primer presidente que no era diputado o el PP con Casado y Soraya. Lo que hemos hecho en Podemos es inédito diría yo.

Dicen que ha sido una lista cocinada sin escuchar a las bases.

No lo comparto. Ha sido un esfuerzo de formación de un liderazgo de una gente que ya representa a las bases. ¿Quién voto a Estañ, Lima o Meco? Las bases. Yo me considero base. Lo que ha habido es un esfuerzo de consenso que ahora tiene que someterse a las bases, pienso que más democracia que esto es imposible.

Compartir el artículo

stats