07 de noviembre de 2018
07.11.2018
Nuevo organismo

La futura agencia tributaria tendrá siete equipos de inspectores y 5 de recaudación

El Consell prevé reforzar la estructura del actual organismo con 35 jefaturas y un potente departamento de informática

06.11.2018 | 23:48

A seis meses de elecciones, uno de los grandes asuntos pendientes del Botànic, la creación de una agencia tributaria valenciana avanza a pasos lentos, aunque su diseño está ya cerrado y en la pista de salida desde hace tiempo.

Un proyecto que, de ser realidad, supondrá desplegar en la Comunitat Valenciana al menos siete equipos de inspectores y cinco para asumir las funciones de recaudación, ahora delegada a la Agencia Tributaria Estatal.

La llegada de la agencia está condicionada al acuerdo entre los socios de Gobierno y por el siempre tortuoso y lento procedimiento administrativo que, junto a las cuestiones políticas, ha puesto plomo en las alas a un proyecto que alumbró el reformado Estatuto de Autonomía hace ya la friolera de doce años.

Contar con un organismo con autonomía y poder suficiente para gestionar e inspeccionar los tributos propios es el reto y la filosofía del borrador del decreto por el que se aprueba el estatuto de la futura agencia tributaria valenciana, una norma que está pendiente del visto bueno de Función Pública y de Presupuestos.

Equipos de trabajo especializada, autonomía en el trabajo diario y un potente departamento de informática, constituyen la espina dorsal de una agencia que, tal como está concebida, implica un refuerzo considerable en la actual estructura del Instituto Valenciano de Administración Público.

De hecho, según el borrador al que ha tenido acceso Levante-EMV, se prevé contar con unos 35 altos funcionarios (distribuidos en subdirecciones generales y jefaturas de servicio) que tirarán del carro de un organismo cuyo reto será, entre otras cuestiones, «asumir la recaudación ejecutiva propia encomendada actualmente a la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, así como asumir la de los entes municipales de la C. Valenciana» que quieran firmar convenios con la agencia.






Así, el decreto impulsado desde la Secretaría Autonómica de Hacienda especifica que el departamento de recaudación será considerado autoridad. Como objetivos figura también «reforzar la inspección para aumentar la lucha contra el fraude fiscal, impulsar el área de gestión para profundizar en la aplicación y control de los impuetsos medioambientales y de la tributación del juego, así como la recaudación e inspección de los tributos».

La asunción de estas nuevas funciones (asuntos como la recaudación son realizados ahora por terceros), así como la mejora de las que ya se asumen desde de la dirección general de Tributos «requiere» la adecuación de departamentos y demás unidades.

La piedra angular de los cambios radicará en la subdirección general y en la secretaría general. La primera se ocupará de la gestión de los tributos, mientras la segunda de cuestiones presupuestarias, contratación y personal. La idea fuerza es la constitución de equipos de inspectores especializados que trabajarán en ámbitos territoriales concretos.

La agencia se estructurará en cinco departamentos que a su vez contará con sus propios equipos: el departamento de gestión tributaria (con seis equipos de inspectores); el de Inspección tributaria (con siete); el de recaudación (cinco); el de informática y el de valoración. Además, se prevé crear una oficina de calidad y estadísticas tributarias y un equipo de comunicación y relaciones institucionales.

Entre los departamentos más importantes, cabe destacar el de informática ya que ejercerá con autonomía propia, es decir, al margen de la Dirección de Tecnologías de la Información, las funciones de las tecnologías de la información y teleadministración en materia tributaria.

Cabe apuntar que un sistema informático potente, capaz de cruzar datos entre administraciones sobre los contribuyentes, es clave para la lucha contra el fraude y, según los expertos, uno de los actuales puntos débiles.

La estructura se completa con una potente secretaría general, que se encargará de las asuntos generales, contratación y recursos humanos y la creación de dos delegaciones: una en Alicante y otra en Castelló. En cuanto a sus recursos económicos, junto con la subvenciones de la Generalitat, se prevé contar con ingresos procedentes de tasas y precios públicos, así como de «préstamos» necesarios.

La falta de recursos humanos es otro de los puntos débiles del actual organismo tributario. En personal de inspección y técnico, hay alrededor de 110 plazas creadas, pero apenas la mitad están cubiertas. El cuerpo de inspectores por ejemplo, se eleva a 40 puestos, perso sólo 27 están ocupados.

Dedicados a la inspección pura y dura sólo hay una decena de funcionarios (nadie en Castelló), de ahí que la futura agencia aspira a triplicar al personal dedicaco a luchar contra el fraude fiscal en toda la Comunitat Valenciana. El borrador del decreto no incluye una cuantificación de la plantilla necesaria, que según algunas fuentes podría ser de 500 personas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2018

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2018, así como el calendario escolar para el curso 2017/18 y 2018/19.