18 de noviembre de 2018
18.11.2018

Del punto de recogida a la casa de la presidenta de una asociación

18.11.2018 | 04:15

La vivienda de la presidenta de la asociación Fiebre Mediterránea Familiar y Síndromes Autoinflamatorios es la sede de la entidad y también el almacén donde se guardan los miles de tapones en bolsas de basura que esta entidad recoge en 4 puntos distintos de la ciudad antes de trasladarlos a la empresa de reciclaje. No pueden hacerlo de otra manera.

Uno de los puntos de recogida se sitúa en el centro ocupacional (y también en el albergue) de San Juan de Dios, en València. «Muchos vecinos del barrio son colaboradores habituales y nos traen los tapones de plástico. Nuestros propios usuarios guardan sus tapones porque saben que es una iniciativa solidaria y quienes menos tienen suelen ser los que más dan», explica Lourdes, la encargada del proyecto en el centro ocupacional de San Juan de Dios.

Una vez han recogido una 4 o 6 bolsas de basura llenas de tapones avisan a José. José Herráiz tiene 55 años y es parado de larga duración desde hace 6 años. Y así, con 35 años cotizados y sin empleo, se presentó como voluntario para trasladar los tapones, desde el centro ocupacional hasta la vivienda de Cuca Paulo, la presidenta de la asociación Fiebre Mediterránea Familiar. «Este es mi granito de arena. Dinero no puedo dar porque no tengo. Pero tiempo sí, y coche también. Lo único... que mi vehículo es pequeño y solo me caben unas 6 bolsas en cada viaje», afirma José. Las bolsas llenas de tapones se acumulan en la casa y en el garaje de Cuca. Cuando suma 1,5 toneladas (que es la capacidad máxima del camión que contrata) lo llama. En cada viaje suma unos 150 euros. El desgaste y esfuerzo de todo el proceso no es baladí. Pero no han abandonado. Ni lo harán «mientras la recogida de tapones no nos suponga dinero».

La entidad busca otras maneras de financiación. Y las consigue. Quienes persiguen un fin social son luchadores de pura cepa. Y así, moneda a moneda y billete a billete han conseguido financiar una beca con la que hacer registros médicos. La entidad aporta 6.000 euros para una beca «que cuesta mucho más». «La investigación en laboratorios es lo más caro e inaccesible para nosotros. Eso cuesta miles y miles de euros. Luego están los ensayos clínicos, y luego los registros que también son importantes porque ayudan a hacer estadísticas y comprar datos. Y en eso estamos», concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2018

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2018, así como el calendario escolar para el curso 2017/18 y 2018/19.