Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polémica

Los profesores de la UPV acusados por sus alumnos hacen méritos con contratos con el ayuntamiento

Una docente consigue una plaza de profesora contratada doctor tras un proyecto de parques con estudiantes

La clave en la investigación abierta por la Universidad Politécnica de València sobre la supuesta utilización de alumnos por parte de determinados profesores del departamento de Urbanismo en proyectos externos está en saber hasta qué punto estarían incluidas estas prácticas dentro de la labor docente e investigadora de los profesores, a priori respaldados por el plan de estudios, y qué beneficio obtendrían de ello.

Según han insistido reiteradamente los profesores consultados por este periódico, en ningún momento han sacado un rédito económico con dichos proyectos «de base social». No obstante, el escrito dirigido tanto al responsable de la asignatura Urbanística 1 como al Defensor Universitario de la UPV apunta a que los docentes habrían obtenido contratos con el Ayuntamiento de València, que a su vez les permite hacer méritos de cara a su posición contractual en la propia Universidad.

Uno de estos proyectos, en los que han participado activamente los alumnos de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la UPV, es el lanzamiento de una plataforma web para la mejora de los parques de barrio de la ciudad de València. Ana Portalés, directora del mismo junto a otro profesor de Urbanismo, recientemente consiguió la plaza como profesora contratada doctor.

Respecto al escrito que ha dado pie a esta investigación, en el que también aparece su nombre y su relación con la concejalía de Parques y Jardines del Ayuntamiento de València, Portalés asegura que «l@s alumn@s tienen mecanismos para emitir quejas en la universidad y tienen la disponibilidad por mi parte para transmitirme cualquier duda o aclaración, si la tuvieran, en relación a la docencia impartida».

La noticia publicada ayer por Levante-EMV ha pillado por sorpresa a los profesores supuestamente investigados, quienes todavía no han sido interrogados por el rectorado en relación con estos hechos. Desde la UPV remarcan que todavía están indagando para saber qué ha ocurrido realmente y si las graves acusaciones que aparecen en el escrito son ciertas. «Si hay indicios de que ha sido así se abrirá un expediente informativo», aseguran.

«Elegimos matricularnos en esta universidad para recibir una enseñanza reglada, no somos ni delineantes, ni maquetistas, ni encuestadores..., somos estudiantes de arquitectura», reclama un alumno en dicho escrito, al que ha tenido acceso este periódico. En el mismo advierte que esta forma de actuar de algunos profesores, que supuestamente los utilizan como mano de obra no remunerada, deriva en una «alteración del sistema de evaluación». «Se establecen contraprestaciones en la práctica a la participación en los trabajos con el fin de estimular nuestra aceptación», según refleja en la queja.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats