Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los rectores piden volver a las becas de un solo pago anual para evitar demoras

Con los cambios de 2013 el Gobierno central asigna una parte fija y otra variable a cada estudiante becado por la administración

Los rectores piden volver a las becas de un solo pago anual para evitar demoras

Los rectores piden regresar al sistema de becas universitarias de una sola cuantía anual, como el establecido antes de los cambios aplicados por el exministro José Ignacio Wert en 2013, para evitar la «incertidumbre» en la definición de las cuantías al alumnado y la «demora» en la recepción del dinero de ayuda a los estudios.

El anterior sistema, que la comunidad universitaria recuerda hasta el cambio de modelo aplicado seis años atrás, consistía en un solo cálculo de la cuantía destinada a cada alumno o alumna universitario con derecho a beca. Con la modificación se pasó a un modelo con una división de las cuantías otorgadas a cada becario o becaria: distribuidas en una parte fija y otra variable. Tras el cambio, el colectivo de estudiantes se quejó de la tardanza en el abono de las ayudas, que no se completan hasta transcurrido el ecuador del año académico. Ocurre porque, primero, el Gobierno procede al pago de la parte fija (que suele ser la más amplia) y después se realiza el reparto de la cuantía variable. Tras la aplicación de este sistema, las estadísticas del propio Ministerio de Educación dejan ver una caída de las cuantías medias recibidas por los becarios. Por otro lado, se incrementó el número de becas concedidas.

Son los propios rectores de las universidades españolas, a través de un informe de la Conferencia de Rectores (CRUE), los que piden acabar con las dudas en las cuantías finales y los plazos de abono. «Es necesario abandonar el sistema actual de asignación de los importes de las becas, fija y variable, tanto por la demora e incertidumbre que implica el proceso de selección y determinación individual de los importes finales a percibir por cada becario, como por el efecto regresivo que se genera al asignar más del 50% del total de las dotaciones destinadas a los alumnos atendiendo a la ponderación de la capacidad económica y académica de los becarios», apunta el documento de la CRUE. Indica que el criterio a seguir podría ser «una disminución progresiva de las dotaciones asignadas a las becas variables que estaría acompasada con los aumentos anuales en el total de los créditos presupuestarios con destino a becas universitarias». El objetivo sería «preservar que las ayudas concedidas no lleguen a superar el total del crédito presupuestario anual». Hasta el adelanto electoral, el Ministerio de Educación trabajaba en los cambios en el sistema de becas. La ministra Isabel Celaá indicó que, en principio, mantendría una parte fija y otra variable, con la posibilidad de ampliar la cuantía de la fija: «Cada año acude un número diferente de becarios y los presupuestos del Estado no tienen capacidad para prever tanto».

Compartir el artículo

stats