14 de abril de 2019
14.04.2019
DESAYUNOS LEVANTE-EMV

"La actividad económica puede y debe tener un impacto ambiental positivo"

El Consorcio Valencia Interior se erige en un referente de innovación y eficiencia de lucha «contra un cambio climático que está ya desbocado» - Expertos y empresas coinciden en las oportunidades económicas y sociales que se abren con la transición ecológica que marca tanto la UE como la ONU

14.04.2019 | 04:15

La rentabilidad no está reñida con perseguir un espacio ambientalmente sostenible, y socialmente comprometido. Así lo defiende Manuel Civera, voz autorizada en materia de economía circular y medio ambiente, y que preside el Consorcio Valencia Interior (CVI). Una entidad gestora de residuos que aglutina a cinco comarcas del interior, con 61 municipios, y que desde su creación es un ejemplo de eficiencia, innovación y valorización de los desechos urbanos. Un referente en la lucha contra el cambio climático y en la apuesta por estrategias de reducción de los gases de efecto invernadero. Algo que ahora les coloca en una posición privilegiada para cumplir los objetivos de la UE y de la ONU en la agenda 2030. «Debemos promover cambios de hábitos hacia un consumo responsable e inteligente, implicando a todos en la prevención de la generación del residuo, fomentando la reutilización, fortaleciendo el reciclado y favoreciendo su trazabilidad», desgrana Civera, para quien la transición ecológica abre un nuevo horizonte de oportunidades sociales y empresariales.

«La actividad económica, si está bien diseñada, puede y debe tener un impacto positivo en el medio ambiente», incide. Alcanzar el residuo cero y combatir la despoblación, revertiendo la actual situación a través del medio ambiente, son algunos de los retos que planteó Civera a los participantes en el debate sobre las oportunidades económicas y sociales en la gestión del medio ambiente, y que tuvo lugar durante los Desayunos de Levante-EMV en las instalaciones del periódico. Además de Civera, el acto congregó a Blanca Marín, secretaria autonómica de Economía, a Toni Gaspar, presidente de la Diputació de Valencia, a José Manuel Pastor, decano de Economía de la Universitat de València, a Javier Urchueguía, de la Universitat Politècnica, a David Sandoval, presidente de Greenpeace en España, y a Javier Quilis, CEO de Inelcom, empresa puntera en tecnología aplicada a sistemas de riego.

«Nosotros llevamos once años intentando ser pioneros en la lucha contra el cambio climático», señala Civera, que preside un ente con más de 120.000 toneladas de residuos gestionados al año procedentes de Camp de Túria, los Serranos, Utiel-Requena, la Hoya de Buñol-Chiva y Rincón de Ademuz. La actividad que desarrolla el CVI «permite una optimización del transporte, el aprovechamiento de los biorresiduos y de la biomasa, con el fomento del compostaje y también el aprovechamiento energético del biogás generado en el vertedero». «Todo ello a través de la tasa de la basura, sin subvenciones», apostilla Civera, que sabe bien de lo que habla, como vocal de la Comisión de Medio Ambiente de la Federación Española de Municipios y Provincias, secretario general de la Asociación de Municipios Forestales de la Comunitat Valenciana y alcalde de Llíria.

Toni Gaspar, desde su condición también de alcalde de Faura, reconoce que queda «mucho por avanzar» en la lucha contra el cambio climático, pero que si alguien debe jugar un papel en el futuro ha de ser la diputación. «Hemos de convertirnos en el brazo armado para frenar el despoblamiento. Hemos de virar hacia eso y atender donde no pueden llegar otras administraciones», avanza. «El medio ambiente es algo transversal, en pruebas deportivas o cosas culturales, ahora todo tiene que pensarse con la parte verde», remarca Gaspar.
Blanca Marín sostiene que frente al desafío ambiental que se plantea por el cambio climático se abre un cúmulo de opciones que se han de afrontar globalmente. «Surge la posibilidad de desarrollar nuevas actividades emergentes», relata, para acto seguido apostillar que las industrias ya en activo «han de ser capaces de realizar una transición ordenada que se adapte a las exigencias de la Unión Europea. «Una transición que ha de ser siempre justa y equitativa», enfatizaba la secretaria autonómica de Economía, con la sustitución de los combustibles de origen fósil por la electricidad. «Esto es ya una emergencia», coincide con el resto de participantes.

Apostar por el incentivo
En ese punto, José Manuel Pastor, decano de Economía en la UV, remarca que el camino hacia la sostenibilidad «se ha de hacer lo más rápido posible». «Las empresas lo están interiorizando, lo estamos viendo en Mercadona, Air Nostrum o Balearia», recalca. «Ser rentable no está reñido con ser sostenible, por el ciudadano lo va a interiorizar y los consumidores valoraremos eso», señala Pastor, quien aboga por no dejar en manos del voluntarismo el reciclaje. «En los países nórdicos se apuesta por el incentivo», argumenta.

Javier Urchueguía, por su parte, es muy claro al defender que sin datos precisos es complicado poder actuar. «Hay que monotorizar para saber en tiempo real cuestiones como las emisiones de CO2», razona Urchueguía, para quien las tics - aquellas herramientas y programas que se utilizan para procesar y administrar la información mediante diversos soportes tecnológicos-, son una herramienta fundamental en la lucha contra el cambio climático. «Solo con información exacta sabremos qué política aplicar», razona tras poner en marcha en Llíria el proyecto Simbiòtic, una apuesta por la sostenibilidad desde la investigación.

Sobre la mesa se puso también la enorme cantidad de carbono que se libera a la atmósfera en los grandes incendios, además de la pérdida ambiental que suponen. De ahí la importancia de una buena prevención, que pasa por la silvicultura y la compensación hacia los propietarios de terrenos forestales para su mantenimiento. «Al fin y al cabo los montes asumen las emisiones de CO2 de las ciudades, y habrá que compensarlo», señala Civera, un gran defensor de la preservación del mundo rural.

«El tiempo se nos echa encima con un cambio climático desbocado». Una reflexión que lejos de abocar al pesimismo ha de conducir a «una metamorfosis de la sociedad, la administración y el sector empresarial», según David Sandoval, presidente de Greenpeace España. «Es una cuestión de emergencia ante la que hay que actuar ya», emplaza, echando la vista a treinta años atrás, cuando la organización ecologista empezaba a lanzar las primeras alertas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2019/20

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2020

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2020, así como el calendario escolar para el curso 2019/20.